Entradas con la etiqueta ‘Transformers’

Década 0, Cara B (III): Las Guerras Clon

viernes, 2 de noviembre de 2012

Star Wars - Clone Wars

Posiblemente, la década de los 00 haya sido la más productiva y lucrativa para la franquicia Star Wars en sus más de 30 años de historia, pero también ha sido la década en la que la saga perdió su magia.

Padme y Anakin, cero feeling

jarjar

Seamos realistas, la trilogía original (La Sagrada Trilogía, como diría Kevin Smith) no fue ninguna obra maestra del cine, pero cautivó a varias generaciones de niños como no lo había hecho ninguna otra saga de ciencia ficción: su historia fundamentada en arquetipos heroicos, el carisma de sus personajes, los magníficos diseños de producción y los efectos visuales sin parangón nos atraparon de mala manera. La saga adquirió un status de “culto mainstream” inédito, en el que la nostalgia de lo vivido en la infancia jugaba un papel importante a la hora de valorar las pelis en el presente. La nueva trilogía que arranca en 1999 barre con toda esa aura mítica cultivada a lo largo de las décadas anteriores: mucha pirotecnia, poco carisma, mitos desmontados… y la terrible sensación de que la trilogía clásica tampoco era tan buena (vamos, que Jar Jar Binks no fue más que la versión actualizada de los Ewoks). Star Wars está ahora más cerca de franquicias como Transformers o Piratas del Caribe que de lo que era en los 80 y 90.

Star Wars Clone Wars Vol. 2 9046

Star Wars - Epsiode 3 - Revenge of the Sith.mkv_snapshot_00.02.26_[2012.11.01_00.56.07]

Con todo, la actualización de la saga galáctica en los dosmiles trajo alguna que otra perla, como la microserie animada “Las Guerras Clon” (no confundir con el pestiño infográfico que se emite en la actualidad y desde hace un lustro), con el genio de la animación Genndy Tartakovsky como responsable creativo de la misma. Con una duración total de poco más de dos horas, fragmentada en capítulos de entre 5 y 15 minutos, la serie pretendía servir de puente entre los episodios cinematográficos II y III. Literalmente, material de relleno; pero Tartakovsky lo aprovechó para dar rienda suelta a sus ejercicios de estilo. La historia es casi nula, y totalmente intranscendente en cuanto a aportes al conjunto de la saga, simplemente se trata de un encadenado de batallas y duelos en los diferentes contextos y entre los principales personajes de las Guerras Clon, pero magníficamente narradas, planificadas y coreografiadas.

Tartakovsky utiliza y expande lo aprendido en “Samurai Jack”, su magnífico anterior proyecto, para mostrarnos a los jedis en acción como no habíamos podido ver hasta el momento, batiéndose en largas secuencias mudas de gran belleza expresionista, sirviéndose de encuadres y perspectivas poco comunes en los estéticamente clasicistas filmes de imagen real. Belleza basada en geometría y movimiento.

Star Wars Clone Wars Vol.1 00175

Star Wars Clone Wars

Star Wars Clone Wars Vol.1 02405

Star Wars Clone Wars Vol. 2 1102

Star Wars Clone Wars Vol.1 05466

Star Wars Clone Wars Vol.1 04012

Star Wars ahora: MAL. Aún así, su status de franquicia activa todavía puede justificarse si de vez en cuando salen de allí cositas como ésta.

Share

Bay vs. Miike

martes, 12 de julio de 2011

transformers-3-dark-of-the-moon-poster 13-assassins-movie-poster

Recientemente he visto dos películas muy diferentes entre si pero con una importante característica común: ambas finalizan con una larguísima superbatalla que consume buena parte de sus metrajes. Estoy hablando de “Transformers: El Lado Oscuro de la Luna” de Michael Bay, y “13 Asesinos”  de Takashi Miike. Mi obsesión por comparar me ha llevado a ciertas conclusiones de las que quisiera dejar testimonio.

13 Assassins - Battle

Transformers 3 - Battle

Primero, sobre el concepto de “acción pura”: no funciona ni funcionará jamás. La frecuentísima demanda de los espectadores en cuanto a “menos hablar y más hostias” en las películas de acción suele producir horrendos engendros cinematográficos cuando es escuchada. Esto es así tanto para la palomitera saga  “Transformers” (en especial las secuelas) como para films de intención hiperrealista tipo  “Blackhawk Derribado”. Los puntos álgidos no pueden serlo sin momentos de reposo, por tanto, la única lógica viable en este tipo de films es la del bajón-subidón. Incluso en la magnífica “13 Asesinos”, 40 minutos seguidos de batalla se hacen largos, pese a su excelente factura técnica y narrativa.

13_Assassins_1

De todas formas, ese minutaje un poquito estirado de la de Miike es pecata minuta comparado con lo de Bay, porque en ese caso, sobra media hora como mínimo. La razón es la que diferencia una buena película de (o con) acción de una mala: que al espectador le importe el resultado de la contienda. En “13 Asesinos”, las secuencias previas a la batalla nos permiten conocer a los personajes y sus motivaciones, nos hacen desear que ganen y nos dejan en la incertidumbre en cuanto a quién vivirá y quién morirá. En “Transformers  3”, todo da igual, la batalla es pura pirotecnia, no conocemos a los personajes ni sus motivaciones, porque lo que allí aparece difícilmente se pueden considerar personajes. Se trata de acción en sentido abstracto, absolutamente desprovista de contexto.

Transformers Dark of the Moon

En conclusión, “Transformers 3” es una película mala en sentido clásico, pero también tremendamente futurista y en ciertos aspectos, incluso vanguardista. Se trata de un blockbuster en su forma más pura, desprovisto de los lastres con que previamente cargaban estos productos: guión, personajes, estructura… todos pésimos, y que solo estorbaban. Así, parece que entramos en la era de lo que se podría acuñar como blockbuster abstracto, cuya gestación tuvo lugar en la pasada década con exitosas sagas como “La Momia” y “Piratas del Caribe”. Una nueva categoría en lo audiovisual cuyo medio natural de exhibición no es una sala de cine, sino la sección de imagen y sonido de un hipermercado, en cuyos mosaicos de televisores HD podemos admirar la grandeza de las imágenes durante cinco minutos, para después seguir consumiendo como ciudadanos de bien.

Share

Blockbuster Dementia: “Transformers 2”, “2012”

martes, 1 de diciembre de 2009

No se ustedes, pero yo de pequeño era un fanático de los blockbusters. Me pirraba por las escenas llenas de efectos especiales, y cuando revisionaba alguna de estas superproducciones de mi colección de VHSs, lo común era hacer uso del botón de avance rápido para ir directo al grano.  Así me hice consciente del concepto de “presupuesto”: los efectos especiales eran escasos porque eran caros. Supe que nunca podría hacerse una película de estas en la que las extensas escenas de relleno quedasen reducidas a la mínima expresión y todo fuese espectáculo. Me equivocaba.

back_to_the_future

El sueño de la (sin)razón produce monstruos. En efecto, este año han salido dos películas que subliman esa fantasía infantil de “espectáculo puro”: la segunda parte de “Transformers” y la “desastrosa” “2012”. Desde un punto de vista adulto, la cosa da escalofríos a la vez que resulta fascinante. Primero porque da la impresión de que se  ha dejado en manos de chavales de 10 años las riendas de producciones de 200 millones de dólares, y segundo, porque la cosa funcionó de maravilla a nivel económico.

 transformer_2_robots_screenshots_3_bumblebee

Ya conocíamos la vena patriótica de Michael Bay de sus anteriores películas (donde nunca faltan barras y estrellas), pero lo de “Transformers 2” se lleva la palma. El ejército es tan protagonista como los robots gigantes, y el señor Bay no se priva en “obsequiarnos” con largos y triunfales planos de la maquinaria de guerra: portaaviones, cazas, helicópteros, hunvees… se ven tan bonitos que entran ganas de alistarse para conducirlos. El guión tiene exactamente la misma funcionalidad que en una peli porno, una burda excusa para enlazar las escenas de acción. Y vaya si hay acción, tanta que aburre.

Movie_CV-22_Osprey1

En cuanto a “2012”, parece que Roland Emmerich se ha tomado muy en serio la famosa profecía maya, y en vista a la posibilidad de que ésta sea su última película, ha decidido destruir en ella toda ciudad y monumento importante que le faltaba.  Aludiendo al espíritu lúdico (y cruel) infantil, la peli es el equivalente caro a construir un enorme castillo de arena para luego destruirlo violentamente a patadas. Puro primitivismo surgido de las profundidades del “id” freudiano. Impagable la escena de la plaza de San Pedro en el Vaticano, llena hasta los topes de desesperados fieles rezando, a los que se le viene encima la cúpula de la catedral. No hay piedad.

2012

En resumen, estas dos películas suponen un zeitgeistico  broche de oro a la década que acaba, en la que si algo ha quedado realmente claro es que el concepto de madurez es cosa del pasado y que el mundo está ahora en manos de una generación de niños grandes (para bien o para mal).

Share

Avance Rápido

sábado, 22 de marzo de 2008

El otro día, estando mi cerebro activado en posición “paja mental” se me ocurrió una manera de poner en evidencia los resortes narrativos de una película: “verla” 100 veces más rápido de lo normal. Ahora, ampliando la paja mental al terreno práctico, les muestro los resultados de acelerar dos películas totalmente contrapuestas en lo que a número de cortes, movimiento de cámara y tempo se refiere. Sopesen los resultados.

Transformers (Michael Bay, 2007):

Last Days (Gus Van Sant, 2005):

Share

Top30 (IV): Transformers

martes, 4 de marzo de 2008

No señores. Pese a la facilidad que tenía (tengo) de caer presa de los trejemanejes del marketing, no piqué con los Transformers. Los conocí via cómic, pero nunca me intersaron como figuras de acción. Eran demasiado deformes para jugar, en su diseño primaba lo transformable sobre lo lúdico, y por ello nunca me planteé pedir uno a los [spoiler] reyes/padres [fin de spoiler].

optimus-prime.jpg

Eso si, los comics me molaban a tope. Y a pesar de su carácter infantil, voy a decir en su defensa que, al menos los primeros episodios, poseían un tono “dark” poco común en un producto de sus características. Los Autobots eran temidos, odiados y perseguidos por una humanidad que no distinguía los robots buenos de los malos. Resultaba especialmente desagradable la Cortocircuitos, una tipa herida de gravedad por el malísimo Shockwave que, reconvertida a cyborg psycho-robot-killer, atacaba a los buenos con una rabia y odio inusitados.

issue1_cover.jpg issue5_cover.jpg

Precisamente la saga de Shockwave tenía mucha tela siniestra. A su llegada a la Tierra, destituye a Megatron como líder y deja KO a Optimus y todos sus subordinados, excepo Ratchet, el más debil de los Autobots, que se vería obligado a realizar un desigual pacto con Megatron para acabar con el todopoderoso nuevo lider Decepticon . La doble página que mostraba a los Autobots colgados cabeza abajo, con miembros amputados y perdiendo combustible a modo de sangre quedaría grabada para siempre en mi cerebro (a pesar de lo mal dibujada que estaba).

shockwave-triunfante.jpg

En la serie también había sitio para el cómic de autor (dentro de lo que cabe). Los episodios dedicados a un solo personaje resultaban memorables. Los mejores: ése en el que un raterillo del tres al cuarto encuentra a Megatron en forma de pistola, desmemoriado y dispuesto a recibir ordenes, que usaría para ascender en el mundo del hampa; o aquel otro donde Bumblebee se sentía inutil entre los Autobots, se marchaba y era “adoptado” por unos ladrones de coches que se aprovechaban de las imposibles capacidades de un Volkswagen Escarabajo para alcanzar velocidades absurdas.

issue13_cover.jpg issue16_cover.jpg

Por supuesto también me encantaba la serie de televisión, descubierta con posterioridad. Yo era muy de irme a la calle a jugar toda la tarde, pero aún así nunca me la perdía. Vista con perspectiva, era floja de narices, tanto en las historias como en los aspectos técnicos. Lo mejor: Starscream y sus planes rastreros para derrocar a Megatron. Con bastante posterioridad en el tiempo vi algo de las continuaciones japonesas, que le daban mil vueltas a la versión americana, pero como me perdía la mayoría de los episodios (mucho madrugón), no me enteraba de nada.

Por último mencionar el incalculable valor de esta serie para desarrollar el pensamiento surrealista en la infancia. Porque, la de rollos mentales que me montaba para autoconvencerme de que un robot gigante fuese capaz de transformarse en una pistola tamaño natural o ¡en un insecto!.

Share

Top 5 de las 5 (VII): Cyborgs, Robots y Androides

domingo, 20 de enero de 2008

5. Screw-On Head
Robot “steampunk” capaz de atornillar su cabeza al cuerpo más adecuado a cada ocasión, siempre al servicio de Abraham Lincoln para defender la patria. La mejor creación de Mignola en muchos años.

4. Björk
Dos unidades de este modelo nos mostraron que “…all is full of loooove”

3. Robocop
Mitad hombre, mitad máquina… todo policía. Protagonizó una película tan brillante como incomprendida. De las secuelas, mejor no hablar.

2. Starscream
El transformer más hijoputa de la historia. Ambicioso, cobarde, trepa, lameculos, ratilla… vendería hasta a su madre (¿Optimus?) por prosperar. Nunca una IA se ha aproximado tanto a la naturaleza humana.

1. Motoko Kusanagi
Lo tenía todo: lista, guapa y sabía karate. Nunca entendí como se pudo ir con el pesado del Puppet Master. Me gusta más su personalidad del manga, que en la peli se veía un poco amargada. ¡Cuantos pósters habrá vendido esta muj… cybor… ¿forma de vida basada en información?!.

Bonus Track: Monkey Drummer
Me encanta esta chorradita de Chris Cunningham:

Vean las entidades cibernéticas preferidas de Roski, Juanma Sincriterio, Estrellita Mutante, Mr. Forfy, Dani, Kalimero, Albertini, Filin y Alex_x.

Alístense en “Top 5 de las 5” enviando un mail a top5delas5@googlegroups.com

Next Week: Simios

Share

Cine de Verano (I)

lunes, 6 de agosto de 2007

El calor no es compatible con el uso intensivo de las neuronas. Nada mejor para dejarlas reposar que una sesión de blockbuster veraniego. Les dejo unas reseñas telegráficas de lo que he ido viendo. Alego en mi defensa que no siempre ha sido en una sala de cine (ya me entienden..)

Transformers (2007, Michael Bay)
Nostalgia al poder!!!. Spielberg sabe comprar licencias, pero no siempre las deja en manos adecuadas. Por culpa de Michael Bay y sus movimientos de cámara “a la parkinson”, la mayoría del tiempo vemos a amasijos de hierros borrosos en lugar de impresionantes robots. De todas formas, la “must see” de todo friki que se precie, y con la escena final de un blockbuster más bizarra en lo que va de siglo: show

trfs.jpg

TMNT (Teenage Mutants Ninja Turtles) (2007, Kevin Munroe)
Repito: Nostalgia al poder!!! El hit de entredecadas 80/90 vuelve con la cara digitalmente lavada y la misma dosis de tontería. Algunos dicen que la animación es muy de “directo a DVD”; puede ser, pero la cinematografía esta muy currada: New York nunca ha sido tan jungla de cemento como en esta película, y las escenas de acción son muchas y muy bien realizadas. Solo por eso merece un vistazo.

tmnt.jpg


1408 (2007, Mikael Håfström)

La enésima película basada en relato corto de Stephen King. Habitación de hotel embrujada. Mala de coj.. . No pierdan su tiempo.

1408.jpg

Next (2007, Lee Tamahori)
Con los relatos de Philip K. Dick han hecho auténticas barabaridades en Hollywood, pero esta se lleva la palma. No la salva ni la potente Jessica Biel. La peor peli que he visto en lo que va de año.

nxt.jpg

28 Semanas Después (2007, Juan Carlos Fresnadillo)
Fresnadillo haciendo las Américas (mejor dicho, las Inglaterras) con una secuela en algunos aspectos superior al film original. Su condición de “turista cinematografico” nos ha hecho ver Londres mejor que muchos realizadores londinenses. El paralelismo entre lo que pasa en el film y la situación de Irak me parece un poco forzada, pero eso no anula los dardos envenenados que lanza al estamento militar de los EEUU. Ultimamente el genero “zombie” está de racha.

28wl.jpg

Continuará…

Share

Megatrón… y la doble moral

domingo, 22 de julio de 2007

meg1.jpg

A todo el transfandom nos ha sorprendido que, en la recién estrenada película de estos robots gigantes, el mítico Megatrón se trasformarse en avión en vez de en pistola. Shia LaBeouf (el prota humano) nos explica el polémico cambio en una entrevista concedida a la revista “Imágenes“: Al parecer, los responsables de la peli pensaron que, en los tiempos que corren, resulta irresponsable hacer flipar a los niños con un robot que se transforma en un arma de fuego, que además se venderá como muñeco.

meg2.jpg

Así, Megatrón pasa a transformarse en un avión basado en un prototipo diseñado por la Fuerza Aerea Norteamericana. Según palabras de LaBeouf: “Ni siquiera la CIA lo ha visto. Nos permitieron filmar a este avión desde ciertos ángulos para poder utilizarlo en la película, porque cada vez que se estrena una película de Michael Bay aumenta el número de reclutas en Estados Unidos”.

Reflexionen…

Share