Series de Verano

24 de julio de 2014

HCF

TS TL

Extant-Banner

Pensaba que este verano, con la “temporada alta” seriéfila terminada, podría disponer de una etapa de consumo audiovisual puramente cinéfilo, pero no pudo ser. Como quien no quiere la cosa, me encuentro enganchado a 4 estrenos televisivos veraniegos. Les cuento mi parecer sobre ellos:

 

Halt and catch fire (AMC; 8 episodios vistos)
Las intenciones de la cadena AMC con esta serie son claras: replicar el éxito de Mad Men recurriendo al binomio temático “década del siglo XX + área de actividad profesional significativa de dicha década”. En esta ocasión tocan los 80 y el boom de la informática doméstica.

No esperen encontrar alta densidad dramática aquí. Los personajes están bastante esterotipados y no se aprecia gran esfuerzo por mostrar las interioridades del negocio de forma realista (aunque eso también pasa en Mad Men, al parecer), pero la serie tiene su puntillo: el rollo motivacional neocón está muy bien llevado, así como la camaradería que va surgiendo entre los protagonistas según avanzan en su imposible gesta empresarial.

Sus datos de audiencia fueron malos desde el primer episodio. Al principio me importaba un pimiento que la renovaran o no, pero ahora me daría pena que todo se acabase con esta primera temporada.

Halt and catch Fire

 

The Leftovers (HBO; 4 episodios vistos)
A Damon Lindelof se le presenta una oportunidad de oro para redimirse de sus errores lostianos: nueva serie de misterio con high concept, pero esta vez bajo el amparo del artísticamente comprometido canal HBO. Por desgracia, parece que el problema de Lost no fue el haber sido emitida en un canal en abierto propiedad de Disney. Vistos 4 episodios de The Leftovers queda claro que ciertas taras vienen con el paquete Lindelof.

The Leftovers es puro flashback lostiano,  puro emo-cristianismo, con el handicap respecto a Lost de que en esta ocasión no hay pasajes isleños de misterio, inquietud y fascinación para compensar estos segmentos de puro bochorno narrativo. Debería dejar de verla YA, pero me puede el morbo; me puede el hecho de que algo tan estándar y conservador se haya infiltrado en HBO. Quiero ver hasta donde llega Lindelof con sus cositas.

Ah, y por decir algo bueno, la secta de fumadores con voto de silencio mola.

The Leftovers

 

The Strain (FX; 2 episodios vistos)
Del estreno de Guillermo Del Toro en la producción televisiva puedo decir, a bote pronto, que la factura del producto es impecable. El planteamiento estético y la fotografía son 100% Del Toro. The Strain podría pasar por spin-off de Blade II sin ningún complejo de inferioridad por su condición de serie de TV.

Respecto a la historia, me encantan sus ramalazos pulp y como está homenajeando a la magna obra de Bram Stoker. Por ahora no me quiero emocionar con ella porque cuenta con algún que otro cliché peligroso (ese prota ex-alcoholico saturado de trabajo y en proceso de divorcio…), pero las impresiones son buenas, muy buenas.

The Strain

 

Extant (CBS; 2 episodios vistos)
Todo en Extant daba mala espina a priori: producción de Spielberg (últimamente muy mal en TV) para una cadena en abierto protagonizada por una estrella de cine en horas bajas. Contra todo pronóstico la serie ha empezado francamente bien. Aunque la trama es un batiburrillo de conceptos ya vistos en grandes clásicos de la ciencia ficción, todo está suficientemente bien engarzado para generar cierta expectación acerca de como evolucionará la trama.

La mayor baza de la serie, sin duda, es su conexión con la maravillosa A.I. Inteligencia Artificial que Spielberg diera a luz en 2001 basándose en el trabajo previo de Stanley Kubrick. El tema “niño robot”, con todas sus implicaciones éticas y filosóficas esta siendo manejado de forma brillante.  Me atrevería a decir que si la cosa sigue por estos derroteros, Extant compartirá con Hannibal esa rara condición de serie en abierto digna de canal de pago.

Extant

Share Button

Reachy Prints

3 de julio de 2014

Reachy Prints

Al dúo Plaid le ha tocado históricamente ser el patito feo de la IDM dentro del sello Warp. Sin la radicalidad de Autechre ni el talento maestro de Boards of Canada para generar paisajes sonoros, siempre han operado a medio camino entre esas agrupaciones. No nos engañemos, eran buenos, muy buenos, pero el haber desarrollado su carrera al lado de semejantes compañeros de viaje los ha convertido en víctimas del agravio comparativo. Plaid tuvo que asumir un papel de grupo IDM estándar, por encima de la media, pero al fin y al cabo, “del montón”.

Plaid en su estudio

A día de hoy pienso que la situación ha cambiado. La movida IDM en sentido clásico ha desaparecido casi por completo, y de los tiempos gloriosos solo siguen en activo aquellos que realmente tenían algo que decir. Es ahora cuando podemos valorar a Plaid en su justa medida. El dúo ha brillado con especial fuerza a partir de la segunda mitad de los 00s, tanto poniendo banda sonora a los films de Michael Arias como refrescándonos la memoria de los viejos tiempos con el notable Scintilli (ojito a esa sintonía apócrifa de Doctor Who que es Unbank).

Reachy Prints, su último trabajo recién salido del horno, supone una auténtica culminación de lo que han desarrollado en estos últimos años. Nueve cortes sin desperdicio donde despliegan su habilidad para componer ritmos y melodías de escucha sencilla y construcción compleja. Lo suyo es jugar con las texturas para generar extrañeza y misterio sobre un tipo de música que, superficialmente, aparenta sencilla y convencional.

Cuanta más atención pongan durante la escucha, mayor riqueza de matices encontrarán, pero la vocación de Reachy Pints  no es de “música electrónica para entendidos”. Pienso que es muy disfrutable fuera del mundillo, y en un universo mainstream más abierto y menos plegado a promocionar lo ultraconvencional y la petardez, podría haberlo petado. Pero bueno, como decimos en mi tierra eche o que hai…

Share Button

RESEÑAS EXPRESS (Cómics): «Multiple Warheads», «Tyler Cross», «Black Paradox», «La Técnica del Perineo», «Orgullo y Satisfacción»

25 de junio de 2014

Multiple Warheads (Brandon Graham; ed. Aleta )
Graham se mantiene fiel al estilo que desarrollara en King City con un importante añadido: el color. Su mundo hiper-referencial de imaginación desatada entra así en la categoría de experiencia sensorial. Paradójicamente, tal efecto alucinógeno es obtenido no a través de una paleta chillona y psicodélica, sino mediante suaves tonos pastel. El tebeo vale mucho la pena aunque solo sea para mirarlo.

Multiple Warheads

 

 

Tyler Cross (Fabien Nury y Brüno; ed. Dibbuks)
También el color tiene mucho que decir en Tyler Cross. El trío Nury/Brüno/Croix produce tebeos que de alguna manera pueden conectarse con los de Miguel Ángel Martín: agradable trazo caricaturesco y colores suaves… al servicio de unas historias crudísimas y cargadas de fatalidad. En esta ocasión tiran de referentes como Jim Thompson o Richard Stark para componer un polvoriento relato de género negro: Por caprichos del destino, un criminal implacable y frío como el hielo acaba cayendo en un pueblo controlado por una familia de hijos de puta.  Spoiler: correrá la sangre…

Tyler Cross

 

 

Black Paradox (Junji Ito; ed. ECC)
Lo de Junji Ito en España es de juzgado de guardia. Con la de exquisito material que este hombre ha producido y por aquí se han editado hasta ahora apenas un par de sus obras. Afortunadamente, en ECC han decidido apostar por él, empezando por el volumen autoconclusivo Black Paradox. Gran idea, porque de esta forma, los desconocedores de Ito podrán experimentar de una sentada su retorcida forma de componer historias: partir de una idea delirante y perturbadora para evolucionar hasta la demencia total. Un sistema narrativo cuya clara finalidad es sacar al lector de su realidad cotidiana para introducirlo en una dimensión de puro terror existencial. No tengan miedo, pueden “regresar a casa” una vez finalizada la lectura, pero cuenten con que un poco del venenoso subtexto quedará alojado en su subconsciente.

 Black Paradox

 

 

La Técnica del Perineo (Ruppert & Mulot;ed. Diábolo)
La Gran Odalisca me dejó con muchas ganas de más Ruppert & Mulot, de saber cómo funcionan como pareja artística autónoma sin los aportes de Bastien Vivès, y La Técnica del Perineo ha resultado muy reveladora al respecto. De entrada puedo afirmar con bastante seguridad que la portada de La Gran Odalisca ha sido mas idea suya que de Vivès. La capacidad de estos dos para desarrollar metáforas visuales es impresionante, y un tebeo sobre las relaciones sexuales en la era de Internet es Jauja para ellos. Buena parte de sus escenas ilustran sesiones de chateo sexual, pero en las viñetas correspondientes hay de todo menos pantallas de ordenador. Consideraciones metafórico-visuales aparte, el tebeo trata el tema con mucho acierto y mucho sentido del humor. Ruppert & Mulot, me ganasteis a vuestra causa.

La Técnica del Perineo

 

 

Orgullo y Satisfacción (VV.AA.; ed. ¡Caramba!)
Lo admito: hace años que ni compro ni leo El Jueves. En algún momento de la primera década de los dosmiles me di cuenta de que el tipo de humor que hacían ya no era mi tipo de humor, salvo unas cuantas excepciones que podía recuperar vía recopilatorios. Obviamente, eso no fue impedimento para que me agenciara Orgullo y Satisfacción el pasado miércoles, y la sorpresa fue mayúscula. Me esperaba un Jueves apócrifo, pero me he encontrado con ciertos autores mostrando su cara más personal y underground. A destacar las aportaciones de Bustos, Fontdevila, Bartual y Alcázar.  Los 30.000 ejemplares vendidos me hacen pensar que todo lector de este blog ya posee su ejemplar; si no es así ¡¿A qué esperas?!

OyS - página 53

Share Button

Postermania (XVI): Diabolik

16 de junio de 2014

El adjetivo “coolérrimo” se queda corto para hablar de la pareja formada por Diabolik y Eva Kant. Era menester que la película que protagonizaron en 1968 viniese acompañada de unos posters a la altura de las circunstancias. Les dejo aquí los que he ido recopilando hasta ahora:

Danger Diabolik (3)

Danger Diabolik (2)

Danger Diabolik (1)

Danger Diabolik (4)

Danger Diabolik (6)

Danger Diabolik (5)

Share Button

Dobles

10 de junio de 2014

Enemy The Double

Asombrosamente oportuno el que dos películas que tratan el tema del doble coincidan en la misma temporada cinéfila. Un hecho “sincrónico” que aporta un extra de fascinación a las ya de por sí fascinantes Enemy (Denis Villeneuve, 2013) y The Double (Richard Ayoade, 2013). Como buen sistema binario doppelganger, ambas presentan insólitas similitudes (más o menos) superficiales, pero se desarrollan bajo idiosincrasias muy diferentes.

ENEMY.1

The.Double.1

Tanto The Double como Enemy ostentan orígenes literarios. Adaptan respectivamente (y tomándose bastantes licencias, al parecer) El Doble de Dostoievski y El Hombre Duplicado de Saramago. No he leído ninguna de las dos novelas, pero sé que sus autores pueden conectase a través de lo kafkiano: Dostoievski como claro precursor y más que posible fuente de inspiración del célebre escritor checo; Saramago como uno de los escritores contemporáneos que más ha tomado de la obra de Kafka. Lo kafkiano está muy presente en ambas películas: El individuo aplastado por su entorno, integrado en una maquinaria que no puede comprender. Los personajes interpretados por Jake Gyllenhaal y Jesse Eisenberg se mueven en espacios urbanos que parecen extenderse hasta el infinito y viven en enormes edificios/colmena que despojan de personalidad a sus habitantes. Para reforzar el efecto despersonalizador, ambos directores han optado por una fotografía saturada y dominada por los tonos ocres. En definitiva, los dos films parten de un entorno base similar.

Enemy (5)

The Double (1)

Dentro de esos parámetros ambientales, Villeneuve tira por el criptothriller. Ya puestos a mencionar referentes ilustres, hay mucho del Lynch de Carretera Perdida en Enemy, pero también del Cronenberg de Vinieron de de dentro de… . Dos claves: la narración como estado mental apartado de la literalidad y lo iincognoscible representado por una mezcla de hormigón y carne negra (y hasta ahí puedo leer). No caigan en la trampa, no intenten buscar un sentido a la película más allá del simbólico, de lo contrario acabarán frustrados. Lo que se pone en juego en Enemy es el concepto de identidad, ¿Qué es? ¿Qué valor tiene? La idea del intercambio, de poder ser otro sin que nadie se de cuenta de ello… ¿atrayente o aterradora?. Gyllenhaal interpreta su doble papel sirviéndose ante todo de la fisicidad, la gesticulación, la mirada; hay poco diálogo en Enemy, pero mucha intensidad física.

Enemy (7)

Enemy (9)

Enemy (14)

Enemy (18)

Enemy (19)

Enemy (13)

Enemy (23)

Enemy (24)

Enemy (21)

Enemy (25)

Enemy (26)

En el caso de The Double, el enfoque elegido por Ayoade es el de tragicomedia surrealista. La acción se desarrolla en un universo deliberadamente extraño, en una especie de régimen dictatorial retrofuturista. Eisenberg interpreta (al principio) a un arquetípico funcionario alienado, totalmente aplastado por la maquinaria del sistema y por sus obligaciones familiares. Sin saberse muy bien de dónde, a este trasunto de Gregor Samsa le sale un compañero de trabajo físicamente idéntico, pero dotado de una malicia y unas aptitudes sociales inexistentes en la “versión original”.

The Double (12) 

The Double (30)

The Double (28)

The Double orbita alrededor de la angustiosa idea de que para alcanzar tus metas has de renunciar a tu propia identidad, que a lo mejor dichos objetivos vitales son incompatibles con tu persona, y para llegar a ellos has de dejar tus principios y tu forma de ser a un lado. Pese a su tono cómico, resulta más terrorífica que Enemy. Lo que en la de Villeneuve era fascinación e incertidumbre se convierte aquí en sentimientos de  frustración, usurpación e injusticia. Ayoade roza con los dedos los mejores momentos del triunvirato Kaufmann/Jonze/Gondry, haciendo gala de un sentido del humor jodidamente amargo. Por su parte, Eisenberg lo borda en su tarea de diferenciar ambos papeles, con la complicación añadida de que ambos personajes visten y van peinados exactamente igual. Una de sus mejores herramientas para conseguirlo es su capacidad verbalizadora, que tanto le sirve para hablar con torpeza como para soltar largas parrafadas a la velocidad del rayo.

The Double (9)

The Double (19)

The Double (18)

The Double (32)

The Double (33)

Dicho esto, solo me queda soltar el chascarrillo inevitable : Estas pelis conforman la sesión doble más interesante de la temporada. Vean las dos y opinen cual es su favorita. Mi voto es para The Double.

Share Button