Murcia

14 de junio de 2015

murcia

Parece mentira lo poco explotada que está la imaginería bizarre ibérica en nuestra cultura pop. Tanto sobar en Lovecraft, el paganismo británico o la cultura psychokiller norteamericana y trabajar tan poco lo que tenemos aquí al lado da algo de penita. Por eso, cuando alguien se atreve a explorar lo autóctono y además lo hace con acierto, no queda otra que aplaudir con fuerza. Éste sin duda es el caso de Magius con su Murcia, un tebeo que ya te gana por su estética, pero no se queda solo en la estética.

Magius - Murcia (1)

Murcia ofrece una visión pulp  del submundo cofrade católico sureño, y lo hace magnificando dos aspectos muy presentes en la realidad cotidiana de ese universo: el ridículo desacomplejado y el terror absoluto. Lo del ridículo es obvio: orgullosos señoritos de familias bien,  disfrazados con conos en la cabeza  y peleados por llevar a cuestas las imágenes de sus “ídolos”. Lo cual nos lleva a lo del terror absoluto: la desasosegante idea de que estas personas manejen nuestros destinos. Porque, no nos engañemos, el núcleo duro del poder patrio viene de ahí; esos ambientes son sus corrillos más exclusivos.

Magius- Murcia (2)

El tebeo está lleno de escenas poderosas y de gran fuerza simbólica (la huerta murciana como enclave sacrificial, el puticlub como recinto sacro…), pero sin duda, donde realmente lo ha clavado Magius es en tratamiento del concepto de sumisión absoluta. En la idea de que, dentro de esos círculos de poder, el lujo y la lujuria desenfrenada se pagan con obediencia ciega, con la anulación completa de la persona como sujeto pensante autónomo. A lo mejor en el mundo real no asesinan a los desobedientes, ni sodomizan a rectores universitarios en ritos inciáticos; no literalmente, pero la metáfora es precisa. La derecha profunda es eso. Su mitología oscura se nos revela con detalladas y coloristas ilustraciones en este magnífico tebeo.

FacebookTwitterTumblrFlipboardPinterestGoogle+WhatsAppCompartir

Cages

5 de abril de 2015

Cages

Nada menos que 17 años ha estado Cages, de Dave McKean, acumulando polvo en mi estantería. Creo que se trata del tebeo más caro que he comprado en mi vida: 8500 pesetas del año 98. Estaba yo de aquellas sumido en un proceso de “gafapastización” típico de universitario novato, y ese tochal era algo que había que tener, el Santo Grial de los que entendían de cómic. En cuanto pude lo compré, leí las primeras páginas y ahí se quedó, olvidado tras el orgasmo cultureta-consumista de saberte dueño de semejante artefacto de poder. Según pasaba el tiempo, fui anti-idealizando la obra como el típico producto ultra-pretencioso fruto de una época en la que los tebeos debían demostrar su adultez y su finura cultural a toda costa. Estos días se me ha dado por rescatarla, y he de admitir que la cosa no ha sido tan terrible como mi cabeza la pintaba.

Quizá el mayor lastre de Cages sea su ambicioso catálogo temático: Dios, las creencias, la creación, los artistas, el arte… conceptos muy trillados en la esfera de la “alta cultura”, que hay que manejar con cuidado para no caer en lugares comunes y discursos simplistas/pretenciosos. Es evidente que en este ámbito McKean no da la talla, sin embargo, dónde sale  muy airoso es en el aspecto formal de la obra. Podemos apreciar a un autor capaz de despojarse de su habitual virtuosismo pictórico para generar una narración muy fluida, que entra como la seda independientemente de si interesa lo que se está contando.

cages-157cages-158cages-159cages-160

En ese sentido, Cages, además de bastante buena es altamente profética, auténtico molde adelantado a su tiempo de lo que hoy se conoce como “novela gráfica”. Comenzó a editarse en formato comic book a principios de los 90 de la mano de Tundra, editorial fundada por Kevin Eastman donde el ilustre co-creador de las Tortugas Ninja invirtió parte de su fortuna por puro amor al arte. McKean dispuso de absoluta libertad creativa y editorial para desarrollar su obra: sin plazos, sin una longitud prefijada para cada capítulo, sin dar explicaciones a nadie sobre lo que estaba haciendo… y aprovechó ese espacio libre para desarrollar un tipo de narrativa pocas veces vista en occidente hasta el momento, esa que una vez adoptada por el mainstream norteamericano fue bautizada como “decompressed storytelling”. Mucho antes que Craig Thompson, Dash Shaw o Bastien Vivés, McKean ya estaba creando una historia autoconclusiva, libre de corsés de género, extensa en páginas pero de lectura fluida, y con (literalmente) mucho espacio  para la experimentación formal.

Dave McKean - Cages 01Dave McKean - Cages 02Dave McKean - Cages 03

La narración se desarrolla mayoritariamente en una cuadrícula de 9 viñetas, con dibujo a tinta y en bitono. Cuando McKean lo cree conveniente, rompe ese esquema para ofrecernos exuberantes segmentos compuestos mediante las técnicas que le convirtieron una estrella del diseño y la ilustración en los 90: collage, manipulación fotográfica, uso de materiales poco comunes… Lo cierto es que el tiempo no ha tratado demasiado bien a su estilo, víctima de una revolución digital que produjo herramientas para hacer las mismas cosas más rápido y más bonito. Con todo, esos segmentos retienen cierto encanto primitivista, una serie de raras imperfecciones que les proporcionan un inusitado atractivo, como los efectos visuales cinematográficos previos a la era CGI.

Dave McKean - Cages 04

cages-380-381

cages-486-487

La verdad es que le he perdido completamente la pista a McKean. Sé que siguió trabajando con Neil Gaiman, y  la obra suya más reciente que he consumido ha sido su  (horroroso) debut en el largometraje,  Mirrormask. He de admitir que la lectura de Cages me ha quitado el mal sabor de boca; intentaré ponerme un poco al día con las andanzas de este “artista multidisciplinar” en los últimos diez años, a ver que sale…

RESEÑAS EXPRESS: «El Destino de Júpiter», «Keyhole», «Big Hero 6», «John Wick», «Birdman»,«Orígenes»

12 de febrero de 2015

keyhole Jason Patric keyhole

Remesita de reseñas apresuradas en Letterboxd. Para no perder la costumbre:

El Destino de Júpiter (Hnos. Wachowski, 2015)
Soy plenamente consciente de que a esta peli le van a dar hasta en el carnet de identidad, pero a mi me ha parecido bastante buena. Lo explico en 3 puntos:

Estética: Extremadamente consecuente con la línea queer que los Wachowskis han desarrollado a lo largo de toda su filmografía, y que últimamente han llevado incluso al terreno de la militancia. Mejor esta fantasía rococó que otra dosis de diseño de producción estándar y anodino.

Universo: Muy bien montado, y sobre todo, con mucha gracia. De pasada van integrando en la ficción los principales highlights de la fenomenología OVNI y dan una explicación "convincente" a la existencia de alienígenas con apariencia humana.

Mensaje: No tiene la carga de "Matrix", pero unas cuantas puñaladas al capitalismo salvaje en el que estamos inmersos las dan. Y muy finas.

Pues eso. Wachowskis foreveeeer!!

Jupiter Ascending

 

Keyhole (Guy Maddin, 2011)
Las obra de Guy Maddin me fascina. Me fascina su hondura hauntológica, su enrevesada sexualidad, sus árboles genealógicos torturados..

Keyhole tiene todo esto y además es una peli de fantasmas como ninguna otra. Compro (otra vez).

Keyhole

 

Big Hero 6 (Don Hall y Chris Williams, 2014)
Chulísmo artefacto visual… y poco más. La enésima muestra del estancamiento del cine de animación infográfico, incapaz de salirse de sus propios clichés. Necesitamos un rotundo golpe sobre la mesa como no se ha dado desde… "Wall-E" ?

Big Hero 6

 

John Wick (Chad Stahelski y David Leitch, 2014)
Gran personaje y soberbias escenas de acción, pero sin duda, lo más fascinante de la peli es el (sub)mundo hipercapitalista en el que se desarrolla.

Dinero premium para comprar servicios premium. Conceptazo.

John Wick

 

Birdman (Alejandro González Iñárritu, 2014)
Iñárritu me cae fatal. Tanto sus películas como sus declaraciones en entrevistas lo delatan como un señor con mucho ego, con muchas ínfulas, siempre enarbolando una bandera de superioridad artística y moral que suena mas a "dime de lo que presumes y te diré de lo que careces" que a otra cosa…

Pero en esta ocasión, en lugar de ponerse a dar lecciones sobre condición humana, el dolor, la pérdida y todas esas cositas con las que es fácil vender la moto entregando mierda, se aplica a si mismo lo de "escribe sobre lo que conozcas", y le ha quedado muy bien. Porque la peli toca temas que Iñárritu tiene muy machacados en su ególatra cabecita.

Un atropellado segmento final y las inevitables dosis de condescendencia cultural le quitan redondez al resultado, pero me alegro mucho de este cambio de rumbo del mexicano.

Ah… y muy fino el guiño metalingüístico de tirar de pirotecnia en un producto "elevado" para atraer más público. Al fin y al cabo, no es lo que hizo él con ese tráiler, ese (meta)protagonista y el gancho del cine de superhéroes?

Birdman

 

Orígenes (Mike Cahill, 2014)
Paradójica tesitura: Quizá la mejor película que he visto en mi vida en cuanto a exposición del funcionamiento del método científico, una exposición bastante rigurosa a la vez que amena…. Y todo eso al servicio de un mensaje que hará las delicias de todo true believer de la New Age. En fin…

Orígenesjpg

Shandy Warhole

23 de enero de 2015

sw1

Recuperando la buena costumbre de reseñar tumblrs con encanto, les insto a que se pasen por Shandy Warhole, donde su anónimo responsable cuelga simples pero fascinantes montajes caleidoscópicos hechos con Photoshop. En ellos se superponen ocultismo, fetichismo, ilustración científica antigua… y cómics de Marvel. Me encantan:

sw2

sw3

tumblr_nhz7osYjAi1u77etfo1_1280

tumblr_nhvikkCJMp1u77etfo1_1280

Lo Mejor de 2014: Comics

21 de enero de 2015

Top2014 Comics

Top 10 

10 10 Fatale Fatale, de Ed Brubaker y Sean Phillips
Sampayo & Muñoz, Trillo & Bernet, Zentner & Pellejero… ¡Brubaker & Phillips!. Estos dos han conseguido hacerse un hueco entre las grandes parejas de autores que han abordado “lo negro” en cómic generando un opus irrepetible. Hagan lo que hagan, compro!
 
9 09 Las Meninas Las Meninas, de Santiago García y Javier Olivares  
Igual de fascinante como apasionado retrato de un genio que como lúcido ensayo sobre arte. Si quieres saber quién es Velázquez y sentir lo que es Velázquez, ningún libro te lo va a transmitir con la misma pasión y eficacia que éste.
 
8 09 Aama Aama, de Frederik Peeters  
Este año tocó el capítulo final de Aama y la consiguiente posibilidad de valorar la obra completa. Veredicto: Maravillosa pieza de sci-fi que rinde tributo a lo que se hacía en los 70 a la vez que añade conceptos muy de nuestro presente. Clásico automático.
 
7 07 Out of my brain Out of my brain, de Miguel Ángel Martín 
Crepuscular capítulo final de la vida de este Brian, que los más veteranos hemos visto crecer a lo largo de las décadas, configurando una suerte de reverso oscuro de Boyhood. Un cierre crudo (no podía ser de otra forma) a la vez que emocionante.
 
6 06 Cowboy Henk Cowboy Henk, de Kamagurka y Herr Seele 
No se me ocurre mejor comentario que el de Umberto Eco en la contraportada del tomo: “Cownboy Henk no siempre es bueno, pero cuando es bueno, es MUY bueno”. La edición de Autsaider, sublime.
 
5 05 La Técnica del Perineo La Técnica del Perineo, de Ruppert & Mulot 
Ruppert & Mulot abordan el tema del “cibersexo”, de un modo audaz, libre de prejuicios, y, sobre todo, utilizando a tope los recursos narrativos del cómic.
 
4 04 TLOEG. Dossier negro L.O.E.G.: Dossier Negro, de Alan Moore y Kevin O’Neill
Moore y O’Neill llevan al límite su juego metalingüístico y ultrarreferencial. Un titánico homenaje a la cultura popular que, precisamente por su peculiar naturaleza, hemos tardado 7 años en ver editado en español. Indispensable para todo aquel que ame la cultura de masas transmitida por papel impreso.
 
3 sobrecubierta_black_paradox.indd Black Paradox y Gyo, de Junji Ito
Como Maruo, como Hino, como Kago, Ito es uno de los muy grandes del manga. Insólitaamente, desde 2007 hasta 2014 no se editó nada de este autor en España. El misterioso veto ha terminado. Como era de esperar, Black Paradox y Gyo remueven lo consciente y lo inconsciente a nivel profundo. Quiero más…
 
2 02 Arsène Schrauwen Arsène Schrauwen, de Olivier Schrauwen 
Schrauwen, como Ware, mira al pasado del medio tebeístico para proyectarse a un futuro inabarcable y lleno de posibilidades. Con esta obra ha ido más lejos que con ninguna otra. Aún no sabemos a dónde puede llegar, dónde está su cima, pero se intuye alta. Muy alta.
 
1 650_RH28160.jpg Fabricar Historias, de Chris Ware 
Permítanme no ser demasiado original con mi número 1, pero este año no había otra opción. Fabricar Historias es un compendio de la grandeza de Chris Ware y uno de los artefactos culturales más importantes de los últimos años  en cualquier medio de expresión. Punto.
 

También me gustaron:
¡Universo!, de Albert Monteys
Battling Boy
, de Paul Pope
El Bus, de Paul Kirchner
El Momento de Aurora West, de Paul Pope, J. Petty y David Rubín
La Blogesfera, de Bastien Vivés
Gantz, de Oku Hiroya Works.
Hechizo Total, de Simon Hanselman 
Manhattan Projects, de Jonathan Hickman y Nick Pitarra
Mitos del Pop, de Miguel Ángel Martín
Mowgli en el Espejo, de Olivier Schrauwen 
Murderabilia, de Álvaro Ortiz
Nemo. Corazón de Hielo, de Alan Moore y Kevin O’Neill
Orgullo y Satisfacción, de varios autores 
The Private Eye, de Brian K. Vaughan y Marcos Martín 
Prophet, de Brandon Graham y varios dibujantes
Tiempo de Canicas, de Beto Hernandez 
Tyler Cross, de Fabien Nury y Bruno

Asignaturas pendientes (no doy abasto y me han quedado en el tintero, muy a mi pesar)  
Aquel Verano, de Mariko y Jillian Tamaki
Caballero Luna, de Warren Ellis y Declan Shalvey
L’Amour, de Joann Sfar
Silver Surfer, de Dan Slott y Mike Allred
Yo, Asesino, de Antonio Altarriba y Keko

Material de importación interesante: 
Ant Colony, de Michael Deforge
Cosplayers, de Dash Shaw
Doctors, de Dash Shaw
Forming vol. 2, de Jesse Moiniham
Jupiter’s Legacy, de Mark Millar y Frank Quitely
Love and Rockets. New Stories, de Jaime y Beto Hernandez 
Multiversity, de Grant Morrison y varios dibujantes
Outcast
, de Robert Kirkman y Paul Azaceta 
Shaolin Cowboy, de Geof Darrow 
Sugar Skull, de Charles Burns
Transformers vs. G.I.Joe, de Tom Scioli y John Barber

Menciones especiales/notas/reflexiones:

¿Resurgimiento del tebeo infantil/juvenil? El éxito y buen hacer en los tebeos de Hora de Aventuras y los del universo Battling Boy (con nuestro David Rubín implicado) da ciertas esperanzas de regeneración en esa franja demográfica casi totalmente abandonada en ciertos mercados. Ojalá el año que viene se multipliquen iniciativas de calidad como éstas en un sector crucial para la futura supervivencia del cómic como medio no-marginal. 

Lo digital eclosiona en España: La pegada de The Private Eye y ¡Universo! junto con esa pequeña revolución que está siendo Orgullo y Satisfacción demuestran que, más allá de debates fetichistas sobre formatos, el cómic digital es un medio de distribución viable, que produce ingresos para los autores y que da salida a materiales que, tal y como están los mundos, tendrían pocas opciones de existir y (sobre todo) ser rentables en papel. Bien por ello.

Frank Quitely, eres la hostia: Las dosis de Jupiter’s Legacy son un festín, pero lo de Pax Americana con Morrison fue droga dura. Ante la idea de poner tanto esmero creativo, de destilar tanta vanguardia en un one-shot editado en grapa por una editorial mainstream de bochornoso presente, solo puedo aplaudirle con fuerza. En Quitely hay una pasión por lo suyo que ya querrían para sí muchos que se mueven en contextos supuestamente más “elevados”.

Transformers vs. G.I.Joe: Tengo un post a medio escribir sobre este tebeo, pero como me da la impresión de que va a quedarse en el cajón, decir que me fascina tanto desde mi posición de fanboy veterano de ambas franquicias como por su condición de ida de olla experimental. Lo nostálgico, así sí.

Anteriormente:
Lo Mejor de 2006: Comics
Lo Mejor de 2007: Comics
Lo Mejor de 2008: Comics
Lo Mejor de 2009: Comics
Lo Mejor de 2010: Comics
Lo Mejor de 2011: Comics
Lo Mejor de 2012: Comics
Lo Mejor de 2013: Comics