Entradas con la etiqueta ‘V de Vendetta’

De compras por Londres

martes, 9 de junio de 2009

En un viaje a Londres sería imperdonable no dedicar una fracción del tiempo a la peregrinación friki/subcultural. La verdad, me da vergüenza pensar en lo que gasté. Aquí dejo una relación de algunos de los items más representativos de lo que me llevé para casa.

En Gosh

“The Complete Nemesis the Warlock” vols. 1 a 3 de Pat Mills, Kevin O’Neill, Bryan Talbot y otros.

nemesis_the_warlock_complete_1 nemesis_the_warlock_complete_2 nemesis_the_warlock_complete_3

Si El Bosco hiciese comics, seguro que le saldría algo muy parecido a esto. Sci-fi bizarra a más no poder.

“The Art of Howl’s Moving Castle”

theartofhowlsmovingcastle

Edición anglosajona mucho más barata que su homóloga japonesa, pero igual de impresionante. Poco a poco me haré con los dedicados al resto de las pelis.

“League of Extraordinary Gentlemen: The Black Dossier” y “LoEG: Century 1910” de Alan Moore y Kevin O’Neill

black dossier loeg_century_1910

Lo inédito en España de esta genial cabecera. Moore y O’Neill, cada vez más densos, al límite de la sobrecarga referencial.

“XTNCT” de Paul Cornell y D’Israeli

xtnct

No me explico  la ausencia editorial de D’Israeli por estos lares. Yo cuando puedo, me hago con material suyo.

“Rasl: The Drift” de Jeff Smith

Rasl - The Drift

Jeff Smith nunca fue santo de mi devoción, pero este “Rasl” tiene muy buena pinta.

En Forbidden Planet
¡Menudo templo friki! Aunque no les guste el rollo geek, merece la pena visitarlo:

“Missionary Man” de Gordon Rennie, Frank Quitely y Gary Marshall

Missionary Man Los inicios de Frank Quitely por solo 2 libras. Ya entonces era muy bueno.

“Marshall Law: Fear and Loathing” de Pat Mills y Kevin O’Neill

Marshall Law

Otra ganga: De nuevo por 2 libras, el recopilatorio con la primera miniserie de Marshall Law. Llevaba años buscando el 4º episodio en tiendas de segunda mano; no pude encontrarlo de mejor manera.

“Batman: Strange Apparitions” de Esteve Englehart, Marshall Rogers y Walt Simonson

Batman Strange Apparitions

Una de las mejores etapas del Hombre Murciélago a precio irrisorio ¿Adivinan cuánto?

“The Best of 2000 AD”

Best of 2000 AD

¿Se nota mucho que me empapé de “cultura 2000 AD”?

“Best of American Splendor”, de Harvey Pekar y vv.aa.

Best of American Splendor

Otro tochazo tirado de precio. Eso si, hay partes pésimamente dibujadas.

Máscara de Guy Fawkes  (V de Vendetta)

v-for-vendetta-mask

Volver de Londres sin ella sería un sacrilegio.

En Comicana

“American Flagg! Definitive Collection” Vol. 1, de Howard Chaykin

American Flagg

Quiero leer este tebeo desde hace por lo menos 12 años. Espero que no me decepcione.

En Sister Ray
La mejor tienda de discos en la que he estado en mi vida. Allí me hice con la versión física de algunos de los álbumes que más escucho últimamente, algunos ya comentados en post anteriores (sigan los enlaces):

“Bromst” de Dan Deacon

bromst

“When machines exceed human intelligence” de Harmonic 313

harmonic-313when-machines-exceed-human-intelligence

“O Soundtrack my Heart” de Pivot

pivot-o-soundtrack-my-heart

Tercer puesto en mi lista de lo mejor de 2008.

“The Forest of Oversensitivity” de Prefuse 73 (preciosa portada)

WAP271Packshot480

En HMV

“Where the wild things are” de Maurice Sendak

Where the wild things are

El mítico cuento infantil, cuya adaptación cinematográfica realizada por Spike Jonze está al caer.

En Magma
Me pierden los libros de arte, pero mi cartera ya solo daba para uno, el “Juxtapoz Illustration”

Juxtapoz Illustration

Share

Watchmen: La Película

domingo, 8 de marzo de 2009

Tras meses de expectativas, tráilers, publicidad vírica y declaraciones de los implicados, la película de “Watchmen” ya está en los cines. Mi veredicto: Zack Snyder fracasó, Alan Moore tenía razón.

watchmen

Me explico: La adaptación guarda una tremenda fidelidad al material original, y precisamente por eso se trata de una película fallida. Resumiendo:

  1. La película cuenta casi todo lo que cuenta el tebeo, pero a un dictatorial ritmo de 24 imágenes por segundo, lo cual deriva en un amasijo extremadamente confuso de saltos cronológicos y voces en off. No da tiempo de asimilar la información, de pararse a pensar sobre lo que ocurre. La trama y el  desarrollo de personajes se narran a  fast forward, sin mimo.
  2. El mayor valor de “Watchmen” como tebeo está en su tremendo despliegue de recursos narrativos, no en la originalidad o complejidad de su historia. En la traslación a película, esos recursos se han perdido inevitablemente, sin encontrar sustitutos adecuados a nivel de narración cinematográfica.
  3. El film presenta una estructura totalmente serial. A veces da la impresión de que, tras un fundido en negro van a salir los créditos de fin de episodio y justo después la cortinilla del episodio siguiente. Es lo que tiene seguir a pies juntillas la estructura del tebeo, que recordemos en origen fue pensado como serie mensual, no como “novela gráfica”.
  4. Ciertos diálogos, y sobre todo los monólogos interiores de los personajes pueden resultar convincentes sobre el papel, pero cuando son declamados de viva voz, suenan ridículos.

Así lo veo yo, y así se lo cuento a ustedes. Solo me queda decir que no me consideren un “talibán” del cómic, porque lo mismo que hago estas afirmaciones, tampoco me corto en admitir que la versión cinematográfica de “V de Vendetta” mejora en muchos aspectos la obra original.

Share

El otro Alan Moore

martes, 27 de marzo de 2007
moore.jpg

La figura de Alan Moore es un referente fundamental para casi todo aficionado al cómic. Trabajos míticos como “Watchmen” y “V de Vendetta” lo han alzado en un pedestal de gloria y admiración tal que no son pocos los que hablan de él como “El mejor escritor de cómics de la historia”, un revolucionario del medio que ha elevado este despreciado arte a cotas nunca antes vistas, etc, etc, etc….

No tengo nada contra Moore, de hecho me parece un espléndido escritor, pero esa mitificación a la que está siendo sometido me saca de mis casillas. Primero, porque elevar de tal manera a un artista sobre sus colegas deja una sensación de que en esa disciplina reina la mediocridad generalizada. Y segundo, aunque el título “World’s Finest” es imposible de adjudicar, hay muchos compañeros que le superan de largo en muchos aspectos de esta faceta artística, y por tanto, mejores candidatos para ese imposible puesto. En qué sentido Moore no es tan bueno? Aquí mis respuestas:

Géneros
A la hora de escribir una historia de “género”, existen unos códigos establecidos a los que aferrarse. Autores posmodernos como los Hermanos Coen, Quentin Tarantino (en cine), Frank Miller y el mismo Alan Moore se han ganado su (merecida) fama analizando, deconstruyendo, retorciendo e incluso ampliando esos códigos genéricos. Al contrario que cierta fauna intelectualoide, no considero el material de género como naturalmente inferior al resto, pero una cosa es cierta: con los géneros es más facil impresionar al lector. Me explico: cuando tu historia está ambientada en universos fantacientíficos, épocas lejanas, entornos criminales, conflictos armados, etc, no hace falta prestar tanta atención a la construcción de personajes como, por ejemplo, para hacer charlar a dos personas normales en una cafetería, el espectacular entorno ya hace la mitad del trabajo a la hora de encandilar al lector. Por otra parte, dar profundidad psicológica a un personaje elaborado con grandes dosis de ficción es mucho más fácil que hacerlo de otro apegado a la realidad. No existen modelos reales con los que comparar al Joker, Dr. Manhattan o “V”, sin embargo autores como los Bros. Hernandez, Crumb o Taniguchi tienen que lidiar con realidades bien conocidas por los lectores para obtener una crítica positiva.

alan_moore_2.jpg

La gran mayoría del trabajo de Moore pertenece a un género con altas dosis de fantasía como es el superheroico. Obras como “From Hell” están más apegadas a la realidad, pero no pueden desprenderse de componentes fantásticos. Que yo sepa, la única obra de Moore totalmente libre de esos ambientes es “Un Pequeño Asesinato”, buena, pero que no alcanza en su ámbito el calibre que “Watchmen”, “V de Vendetta” o “La Liga de los Caballeros Extraordinarios” tienen en el mundillo de los superheroes.

En resumen: Moore produce obras grandiosas, pero en entornos temáticos que facilitan bastante el trabajo de un escritor.

Cerebro vs. Intuición
Probablemente “Watchmen” sea el cómic más milimétricamente planificado de la historia del medio . Era normal que Moore usara hasta dos páginas de guión para describir una sola viñeta. En esta magnífica obra, absolutamente nada era dejado al azar, el más pequeño de los efectos de la narración sobre el lector fue pensado de antemano. Capas y capas de significación hacen que, cada pocos años, los lectores rescatemos nuestro tomo de la estantería, emprendamos su relectura y descubramos cosas nuevas.

watchmen3.JPG

Esa forma de trabajar, llamemosla “cerebral”, da buenos resultados en ciertos tipos de historias, pero perjudica a otras. En “From Hell” o “Promethea” Moore lleva a su terreno estilístico conceptos tan intuitivos como la Magia, el Simbolismo o el Surrealismo. Incapaz de empapar a los lectores con esos conceptos de forma sutil, no le queda más remedio que teorizar. Los personajes de sus obras “mágicas” no se cansan de recitar las bases teóricas de esta disciplina. Queremos historias gráficas, no manuales ilustrados. Nadie se imagina a los personajes de “Un Perro Andaluz” recitando el manifiesto surrealista, ni a las protagonistas de “Mulholland Drive” conversando sobre la abstracción, sin embargo, el espectador, al ver dichas películas, siente esos conceptos, aún sin haber oido hablar de ellos anteriormente.

Especialmente grave es el caso de “From Hell”. Además de la teoría que tenemos que chupar dentro del propio cómic, se hace indispensable leer la abultada sección de notas del autor para llegar a una buena comprensión de éste. Las anotaciones extensas no son raras en la edición literaria, pero normalmente se incluyen en reediciones de obras escritas originalmente para publicos en contextos históricos y culturales muy lejanos a los nuestros. O sea, es normal que “El Quijote”, “La Divina Comedia” o “Ulises” estén muy anotadas, pero material actual, aun ambientado en otra época, no puede depender de esa manera de anexos explicativos.

fh_04_36.jpg

Las notas de “From Hell” nos hacen ver el tremendo trabajo de documentación que realizó el británico. Pero no nos engañemos, muchos autores de cómic se documentan tanto o más que él, pero no lo predican en textos de apoyo. Gigantes del género histórico como Bourgeon, Cothias o Hermann probablemente eclipsen a Moore en ese aspecto, y reflejan la buena documentación en el propio guión, con una carga teórica nula o la mínimamente necesaria.

Temas mágicos aparte. La dependencia de Moore de esta forma de crear tan intelectual hace que, muchas veces no capte el pulso vital de los personajes. Estos son psicologicamente ricos, pero su riqueza es más de manual de psicologia que de “a ras de suelo”. Una dictadura fascista, un mundo al borde del apocalipsis o la Inglaterra victoriana son ambientes suficientemente frios para que su concepto de psicología cuele. Sus personajes pueden tener multitud de capas, pero solo las que él les ha adjudicado. No es capaz de imbuirlos de alma como hacen los Hernández, Carlos Sampayo o Hermann, por decir tres.

Concluyendo

Alan Moore se ha labrado su reputación a base de crear historias de narrativa compleja, exhaustivamente pensadas, ubicadas en contextos “exóticos” y respaldadas por conceptos “difíciles” con explicación incluida . Estas características son muy valoradas por el lector, pues dan una imagen tangible de que la obra que las contiene está muy trabajada. Sin embargo, el autor británico flojea en otros aspectos más sutiles e intuitivos. Un perfecto equivalente cinematográfico lo tenemos en Stanley Kubrick, un director obseso del control, capaz de entregar películas bellísimas (recurriendo casi siempre a los géneros) a base de insistir en plasmar sobre el celuloide exactamente lo que tiene en su cabeza. En cualquier fotograma de sus películas se puede apreciar el trabajo que hubo que realizar para su obtención. Sin embargo, se percibe cierto acartonamiento interpretativo en muchos actores cuando trabajan con él, además de un didactismo narrativo que saca a relucir la “miga” de los films, pero también deja a la vista los “engranajes” de éstos. Esos defectos vienen derivados del exagerado control de Kubrick sobre elementos que debería dejar un poco más al azar.

vforvendetta_top.jpg

En cualquier caso, deseo que a Moore se le quite un poco la tontería de la cabeza y vuelva (por enésima vez) a hacer cómics, y si son de superheroes y acompañado de buenos dibujantes, mejor que mejor.

Share

Children of Men

martes, 24 de octubre de 2006

Aunque estamos ya muy acostumbrados a ver las superproducciones (norteamericanas o no) como espectaculos de puro entretenimiento (en el mejor de los casos), de un tiempo a esta parte están surgiendo en este denostado subgénero una serie de films que analizan la realidad desde un punto de vista muy crítico con “El Sistema”, que paradójicamente, permite la existencia de estos productos.

Es lo que Grant Morrison llama “Anarquía para las Masas”, o sea: utilizar el aletargado aparato mainstream para difundir ideas extremadamente criticas con el stablishment. Los casos más claros de esta anomalia serían “Fight Club” (David Fincher,1999) y “V for Vendetta” (James McTeige, 2006). En ambos films, sus protagonistas seducen al espectador con atractivas ideas de rebelión social, mostrando que el único camino para cambiar el mundo es destruirlo y rehacerlo a partir de sus cenizas.

Sin ser tan incendiaria como las anteriores, “The Matrix” (Watchowskys, 1999) nos plantea de forma metaforica como nuestra forma de ver la realidad está controlada por el poder establecido: noticiarios,tertulias mañaneras, publicidad… son nuestra verdadera carcel virtual. En “Batman Begins” (Christopher Nolan, 2005) se reajusta el origen de Batman: La razón ultima de la muerte de sus padres no es un “malvado atracador”, sino la corrupción en las altas esferas, que genera malestar social, pobreza y delincuencia a pie de calle.

Con “Children of Men” (o “Hijos de los Hombres” in spanish) tenemos otro buen ejemplo de este tipo de producto. Tras dos decadas de esterilidad humana, aparece una mujer embarazada, que un desilusionado ex activista debe ayudar a salir de una Gran Bretaña, que como el resto del mundo está sumido en una situación de caos, cierre de fronteras y represión policial. Tras la excusa de la infertilidad global se nos muestra un mundo que, al poco que lo pensemos, es una evolución lógica del nuestro. Durante el metraje se nos exponen multitud de ambientes y personajes que representan nuestra sociedad y sus antagonismos: Mientras un ministro de cultura, borracho de autocomplacencia, cree estar salvando el mundo rescatando obras de arte de entre el caos, el ejercito hace planes de exterminio sobre un incómodo campo de refugiados cada vez más abarrotado. De entre los opositores al sistema, unos alzan las armas, otros buscan nuevas soluciones.

Por otra parte la factura visual del filme es excelente, tanto el diseño de producción como la fotografía, utilizandose en varias ocasiones el recurso de “camara en mano” para reforzar el aspecto documental de la historia. La banda sonora, igualmente soberbia: Deep Purple, King Crimson, Radiohead…

En resumen: No se la pierdan!!!

Share