Consumiendo

50x70 romana

Podemos decir que “Marti, Dupa Craciun” (o “Martes, Después de Navidad” en español) es una película que sigue a pies juntillas el excelso canon del “nuevo cine rumano”, con ese costumbrismo extremo que se infiltra en los dominios de lo impúdico y esa elegancia técnica fundamentada en el plano secuencia, ya sea de encuadre fijo o con la cámara en movimiento. Como iba diciendo, todo excelentísimo… pero lo que más me llama la atención de este gran film es la representación que allí se hace del contexto consumista en el que estamos integrados, con el agravante de que la acción se desarrolla en plena época navideña.

mdc00

mdc04

mdc02

mdc01

Aunque la historia que Radu Muntean nos cuenta va de una infidelidad, todo el desarrollo dramático tiene lugar mientras los personajes están o bien comprando, o bien consumiendo, o bien hablando de comprar o consumir. La identificación del espectador con lo que está viendo en pantalla es inmediata y brutal.  Lo que en principio parece como una rareza narrativa se manifiesta como realidad absoluta, y demuestra que la famosa regla de no decir marcas en televisión (o en el cine, en nuestro caso) ficcionaliza un contenido audiovisual al mismo nivel que los efectos digitales o un casting cargado de beautiful people, porque niega nuestra verdadera cultura: la cultura de las marcas.

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.

Voy al Fnac Mega Image ¿Quieres algo?

Ni que decir tiene que, la identidad dual consumidor/infiel del protagonista, Paul, lo enriquece como personaje hasta llevarlo casi al nivel de persona. Lo oculto (infidelidad) se mezcla con lo superficial (consumir) en una amalgama de lo absurdo tan real como lo vida misma.

Get the Flash Player to see the wordTube Media Player.

Familiares indeseables y cultura de las marcas

Marti, Dupa Craciun” se erige así como un cuento de navidad hipermoderno, que saca a la luz la naturaleza real de estas fiestas basadas en el consumo y la sacudida emocional. Sean felices estos días= eviten conflictos y compren mucho.

Etiquetas:

Deja un comentario