Promesas del Este

«He dedicado dos años de mi mi vida a «Spider» y no he ganado un solo dolar en todo ese tiempo.»

Estas tremendamente honestas palabras fueron pronunciadas por David Cronenberg hace dos años en una entrevista acerca de «Una Historia de Violencia«. Muchos agoreros pronosticaron que ese giro al mainstream del canadiense resultaría en una película impersonal y de poco interés. Se equivocaron.»Una Historia de Violencia» no solo es 100% Cronenberg, sino que abrió nuevos caminos temáticos en su cine, gustó a un sector más amplio de público y dio beneficios económicos.

pe1.jpg

Un poco más discutible resulta su recién estrenada «Promesas del Este«. Poca duda cabe de que Cronenberg ha aplicado una lógica puramente hollywoodiense para elegir este proyecto: Si algo funciona, reutilízalo. Este nuevo film repite meticulosamente todos los elementos que hicieron célebre su anterior trabajo: el choque entre el mundo «civil» y el crimen organizado, escenas de violencia rápidas y de una tremenda crudeza, sexo naturalista, la doble identidad … y Viggo Mortensen. Estas decisiones no son en absoluto criticables, pues un artista tiene todo el derecho del mundo de echar mano de sus hallazgos siempre que le apetezca, pero conllevan una traba implícita: de entrada ya existe un referente que genera grandes espectativas ante la nueva obra, teniendo ésta que aguantar inevitables comparaciones con su predecesora . Y «Una Historia de Violencia» es bastante mejor que «Promesas del Este».

pe3.jpg

El nuevo film plantea un choque de mundos mucho más forzado argumentalmente, y por tanto menos creible. También existe un cierto desequilibrio en el interés entre las dos partes paralelas de la historia. Mientras la parte «Mortensen» es dura, fria, con personajes  interesantes y llenos de matices, la parte «Watts» es tópica y sentimentaloide. De todas formas, estas irregularidades no estropean demasiado un film en general brillante; Cronenberg es mucho Cronenberg, y su habilidad para la puesta en escena, para extraer ambigüedad de los personajes y para dar información solo con imágenes harían brillar al peor guión que puediera caer en sus manos.

pe4.jpg

Mi recomendación: si aún no han visto «Una Historia de Violencia», vean antes «Promesas del Este». El efecto de cambiar el orden cronológico de visionado les resultará tremendamente satisfactorio.

Trailer (en inglés)

Share

Etiquetas: , ,

3 comentarios a “Promesas del Este”

  1. Kinski dice:

    La parte «Watts» hay que decir que sobra, hasta molesta y lo convierte en un «simple» film Correcto (Que en estos tiempos ya es decir) cuando podría haber sido un impactante Thriller acerca de la mafía rusa.
    Pero creo que es de aplaudir el giro que ha dado Cronenberg que se podia haber quedado en un rincón lamentandose y ha preferido hacer un cine mas abierto al público general y que a la vez mantiene sus señas de identidad, otros podrian tomar nota (David Lynch).

  2. Bruce dice:

    Dudaba si ir a verla, pero con eso de la parte Watts se me han quitado las ganas

  3. La Perse dice:

    Pueeees… a mí Una historia de violencia me pareció no sólo la peor peli de Cronenberg que he visto -con diferencia-, y las he visto casi todas, sino un pestiñazo infumable; para una vez que voy al cine, y salí con un mosqueooooo… Me desquité viendo todas las pelis antiguas que todavía no había visto del pope de la Nueva Carne. Con la nueva creo que no caeré; ars longa, vita brevis, y no hay paroxetina que remedie según qué disgustos.

Deja un comentario