Un Profeta

Miedo le estoy cogiendo a ciertas películas europeas  multi-premiadas y multi-aclamadas, y más miedo aún si son nominadas a los Oscar. Tanta unanimidad da que sospechar… Quizás esté afectado todavía por la decepción que para mi supuso La Cinta Blanca, un film laureado allí donde se presenta (el Oscar se lo lleva fijo), pero que sin embargo descubre a un Haneke domesticado,  excesivamente explicativo y que mira más al pasado que al “ahora”.

image

Con este condicionamiento no me esperaba demasiado de Un Profeta (Jacques Audiard), una cinta en ciertos aspectos hermana de la anteriormente mencionada: ambas cosechadoras de elogios, ganadoras de premios gordos en Cannes y nominadas al Oscar a mejor película extranjera. Me alegro de poder afirmar que mis prejuicios estuvieron totalmente errados.

up01

Porque Un Profeta está llena de rabia, nervio, agilidad y actualidad. Un “polar” de los buenos, ambientado en la mayor parte de su metraje en una cárcel de la Francia multiétnica que se dio a conocer al mundo con los famosos disturbios de hace unos años. Una historia criminal ambigua a más no poder, que sigue las andanzas de  Malik El Djebena (encarnado espléndidamente por Tahar Rahim), un joven de origen árabe que a través de un escalofriante rito iniciático (a su pesar) se convierte en lacayo de un cabecilla de la mafia corsa, que dirige sus negocios desde dentro de los barrotes.

La trayectoria de Malik constituyen un reflejo de la vida misma en toda su complejidad, condicionada por las relaciones de poder, los odios enterrados, la resignación, la autoafirmación y el gozo que se puede encontrar en las pequeñas cosas.

up03

No puedo decir a ciencia cierta si lo que  presencié en las dos horas y media de metraje  fue un proceso de renacimiento y afirmación o por el contrario uno  de autodestrucción total. Lo que si me quedó claro es que la peli está de puta madre.

Tráiler:

Share

Etiquetas: , , , , ,

2 comentarios a “Un Profeta”

  1. Lughnasad dice:

    He visto todavía Un profeta (cosas de las distribuidoras en España, ya sabes), pero sí que he visto La cinta blanca de mi admirado Haneke, y también me decepcionó, quizás por las expectativas creadas, por que todo el mundo decía que era durísima (se ve no vieron Funny Games o El video de Benny), pero la verdad es que se me hizo larga y el final es, es, es … como decirlo, ¿ridículo?
    En fin una película excelentemente rodada, con una fotografía exquisita, pero que en el empeño de ocultar y dejar libertad al espectador, finalmente se queda casi en nada.
    Saludos

  2. David David dice:

    Exactamente lo mismo pense yo. Tecnica e intepretativamente intachable, pero muy muy disuelta. Y para más, las intervenciones del narrador al principio y al final explicando que aquello era el germen de lo que iba a venir (los nazis)… imperdonable en Haneke, que tanto se ha esforzado en su fimografía en sugerir sin mandar mensajes directos.

Deja un comentario