Frank Miller, Alan Moore, Quentin Tarantino… ¿Park Chan-Wook?

Seguro que al consumidor (sub)cultural curtido le vendrá rápidamente a la cabeza lo que tienen en común los tres primeros nombres del título del post: Se trata de autores que en un momento dado de sus carreras  han producido obras de tremendo impacto en sus respectivos medios. Trabajos que, por su arrollador éxito de crítica y  público, han alcanzado un alto nivel de penetración cultural y han servido de “modelo de trabajo” a otros autores del ramo… y ahí viene lo chungo.

Batman - The Dark Knight Returns 10th Anniversary Edition - página 52 Spawn #11 - página 11 En TDKR salía Batman armado. Después vinieron las malinterpretaciones.

Exceptuando una minoría que ha conseguido asimilar las enseñanzas de esos maestros para integrarlas en un discurso propio, la mayoría de los “iluminados” por “The Dark Knight Returns”, “Watchmen” o “Pulp Fiction” se han limitado a copiar lo que más le gustaba de esas obras sin el talento necesario para combinar y manejar los recursos que han tomado prestados y sin más criterio que el “¡Esto va a molar mucho!”. Así, en los noventa y parte de los dosmiles hemos tenido que soportar ingentes cantidades de infumables tebeos de superhéroes grim and gritty y un buen montón de insulsas películas ambientadas en el mundo del hampa con historias entrecruzadas y diálogos supuestamente ocurrentes.

oldboy-still

En mis últimas experiencias como espectador de thriller coreano, he llegado a la conclusión de que Park Chan-Wook se ha convertido en miembro de pleno derecho de ese selecto club de autores que, en contra de su voluntad, han creado monstruos. El éxito de su “Oldboy” en el ya lejano 2003 ha marcado tendencia en su país. Desde entonces, allí no paran de estrenarse (y exportarse) hiperviolentos thrillers de impecable factura y elegantísimo estilo visual. Da la impresión que con cada nuevo film, sus autores quieren ir un paso más allá de lo visto hasta el momento: más violencia, más degradación moral, más prodigio técnico, más adrenalina… pero también más gravedad, más solemnidad, menos humor (negro), menos ironía, menos conciencia autoparódica… En resumen: películas que se han despegado de lo que hizo grande a su modelo original. 

encontre-al-diablo-i-saw-the-devil-L-Ne862F poster-the-yellow-sea-7719

Dos buenos ejemplos de lo que cuento son las recientes “Encontré al Diablo” (Kim Jee-woon, 2010) y “The Yellow Sea” ( Na Hong-jin, 2010). Películas que demuestran que el país donde fueron hechas se ha erigido como una superpotencia cinematográfica capaz de dar lecciones a la todopoderos industria de los EE.UU. incluso a la hora de poner en escena secuencias de acción, y ya no digamos en lo que se refiere a producir un cine masivo que no se burle de la inteligencia de  la masa. Pero las películas anteriormente comentadas están absolutamente salidas de madre, cargadas de violencia que no se justifica de ninguna manera, ya sea desde la épica y el humor más o menos subterráneo (tipo Tarantino o Chan-Wook )  o  emitiendo un discurso nihilista creíble acerca de la condición humana (como Fincher) . Son simple y llanamente, blockbusters de la hiperviolencia, y no molan por muy bien hechos que estén.

Share

Etiquetas: , , , , , ,

2 comentarios a “Frank Miller, Alan Moore, Quentin Tarantino… ¿Park Chan-Wook?”

  1. Lughnasad dice:

    No estoy muy de acuerdo.
    Para mí hiperviolencia es ver un telediario (si es de Tele5, se me acaban los adjetivos…¿teraviolencia?)
    Hay que tener en cuenta el país de dónde viene ese cine y su ámbito cultural y social. A nosotros nos puede parecer más violento de lo que es, porque en occidente estamos acostumbrados a una violencia indirecta, es decir, a través de un arma de fuego. De hecho, esa forma impersonal de ejercer la violencia tipifica a un tipo de asesinos, mientas que cuando se usa, por ejemplo, un arma blanca, se suele hablar de crímenes pasionales (no me refiero a la violencia de género), si no a que generalmente suele haber una especie de relación con la víctima y se usa un arma más “personal”. En Corea del Sur conseguir armas de fuego es bastante más complicado que en EEUU (país que ha exportado muy bien su violencia), por ese motivo el empleo de armas tipo palos, bates, cuchillos de todo tipo, es muy habitual y eso se refleja en su cine. Es evidente que no es lo mismo pegar un tiro y huir que acuchillar un montón de veces a una persona.
    En este sentido el comentario no es una defensa de la violencia, simplemente quería reflejar la posible explicación a esa violencia.

    Hablando de cine, estrictamente, Encontré al diablo me pareció un películón descomunal, de lo mejor del año. The yellow sea, también me gustó, pero un poco menos que la anterior.

    Saludos

  2. David David dice:

    No, si yo no me quejo del nivel de violencia mostrado en esas pelis, las hay que se pasan muchísimo más. El problema está en que el resto de elementos narrativos no la justifican, como si su principal atractivo fuesen esas escenas salidas de tono ultraestilizadas. Las veo demasiado graves y faltas de humor por un lado y demasiado “blockbuster” como para plantear un discurso serio de realismo sucio por otro.

    Pero bueno, todo es cuestión de gustos. Es lo bueno que tiene el cine.

    Un saludo.

Deja un comentario