Entradas con la etiqueta ‘Alan Moore’

Lo Mejor de 2014: Comics

Miércoles, 21 de enero de 2015

Top2014 Comics

Top 10 

10 10 Fatale Fatale, de Ed Brubaker y Sean Phillips
Sampayo & Muñoz, Trillo & Bernet, Zentner & Pellejero… ¡Brubaker & Phillips!. Estos dos han conseguido hacerse un hueco entre las grandes parejas de autores que han abordado “lo negro” en cómic generando un opus irrepetible. Hagan lo que hagan, compro!
 
9 09 Las Meninas Las Meninas, de Santiago García y Javier Olivares  
Igual de fascinante como apasionado retrato de un genio que como lúcido ensayo sobre arte. Si quieres saber quién es Velázquez y sentir lo que es Velázquez, ningún libro te lo va a transmitir con la misma pasión y eficacia que éste.
 
8 09 Aama Aama, de Frederik Peeters  
Este año tocó el capítulo final de Aama y la consiguiente posibilidad de valorar la obra completa. Veredicto: Maravillosa pieza de sci-fi que rinde tributo a lo que se hacía en los 70 a la vez que añade conceptos muy de nuestro presente. Clásico automático.
 
7 07 Out of my brain Out of my brain, de Miguel Ángel Martín 
Crepuscular capítulo final de la vida de este Brian, que los más veteranos hemos visto crecer a lo largo de las décadas, configurando una suerte de reverso oscuro de Boyhood. Un cierre crudo (no podía ser de otra forma) a la vez que emocionante.
 
6 06 Cowboy Henk Cowboy Henk, de Kamagurka y Herr Seele 
No se me ocurre mejor comentario que el de Umberto Eco en la contraportada del tomo: “Cownboy Henk no siempre es bueno, pero cuando es bueno, es MUY bueno”. La edición de Autsaider, sublime.
 
5 05 La Técnica del Perineo La Técnica del Perineo, de Ruppert & Mulot 
Ruppert & Mulot abordan el tema del “cibersexo”, de un modo audaz, libre de prejuicios, y, sobre todo, utilizando a tope los recursos narrativos del cómic.
 
4 04 TLOEG. Dossier negro L.O.E.G.: Dossier Negro, de Alan Moore y Kevin O’Neill
Moore y O’Neill llevan al límite su juego metalingüístico y ultrarreferencial. Un titánico homenaje a la cultura popular que, precisamente por su peculiar naturaleza, hemos tardado 7 años en ver editado en español. Indispensable para todo aquel que ame la cultura de masas transmitida por papel impreso.
 
3 sobrecubierta_black_paradox.indd Black Paradox y Gyo, de Junji Ito
Como Maruo, como Hino, como Kago, Ito es uno de los muy grandes del manga. Insólitaamente, desde 2007 hasta 2014 no se editó nada de este autor en España. El misterioso veto ha terminado. Como era de esperar, Black Paradox y Gyo remueven lo consciente y lo inconsciente a nivel profundo. Quiero más…
 
2 02 Arsène Schrauwen Arsène Schrauwen, de Olivier Schrauwen 
Schrauwen, como Ware, mira al pasado del medio tebeístico para proyectarse a un futuro inabarcable y lleno de posibilidades. Con esta obra ha ido más lejos que con ninguna otra. Aún no sabemos a dónde puede llegar, dónde está su cima, pero se intuye alta. Muy alta.
 
1 650_RH28160.jpg Fabricar Historias, de Chris Ware 
Permítanme no ser demasiado original con mi número 1, pero este año no había otra opción. Fabricar Historias es un compendio de la grandeza de Chris Ware y uno de los artefactos culturales más importantes de los últimos años  en cualquier medio de expresión. Punto.
 

También me gustaron:
¡Universo!, de Albert Monteys
Battling Boy
, de Paul Pope
El Bus, de Paul Kirchner
El Momento de Aurora West, de Paul Pope, J. Petty y David Rubín
La Blogesfera, de Bastien Vivés
Gantz, de Oku Hiroya Works.
Hechizo Total, de Simon Hanselman 
Manhattan Projects, de Jonathan Hickman y Nick Pitarra
Mitos del Pop, de Miguel Ángel Martín
Mowgli en el Espejo, de Olivier Schrauwen 
Murderabilia, de Álvaro Ortiz
Nemo. Corazón de Hielo, de Alan Moore y Kevin O’Neill
Orgullo y Satisfacción, de varios autores 
The Private Eye, de Brian K. Vaughan y Marcos Martín 
Prophet, de Brandon Graham y varios dibujantes
Tiempo de Canicas, de Beto Hernandez 
Tyler Cross, de Fabien Nury y Bruno

Asignaturas pendientes (no doy abasto y me han quedado en el tintero, muy a mi pesar)  
Aquel Verano, de Mariko y Jillian Tamaki
Caballero Luna, de Warren Ellis y Declan Shalvey
L’Amour, de Joann Sfar
Silver Surfer, de Dan Slott y Mike Allred
Yo, Asesino, de Antonio Altarriba y Keko

Material de importación interesante: 
Ant Colony, de Michael Deforge
Cosplayers, de Dash Shaw
Doctors, de Dash Shaw
Forming vol. 2, de Jesse Moiniham
Jupiter’s Legacy, de Mark Millar y Frank Quitely
Love and Rockets. New Stories, de Jaime y Beto Hernandez 
Multiversity, de Grant Morrison y varios dibujantes
Outcast
, de Robert Kirkman y Paul Azaceta 
Shaolin Cowboy, de Geof Darrow 
Sugar Skull, de Charles Burns
Transformers vs. G.I.Joe, de Tom Scioli y John Barber

Menciones especiales/notas/reflexiones:

¿Resurgimiento del tebeo infantil/juvenil? El éxito y buen hacer en los tebeos de Hora de Aventuras y los del universo Battling Boy (con nuestro David Rubín implicado) da ciertas esperanzas de regeneración en esa franja demográfica casi totalmente abandonada en ciertos mercados. Ojalá el año que viene se multipliquen iniciativas de calidad como éstas en un sector crucial para la futura supervivencia del cómic como medio no-marginal. 

Lo digital eclosiona en España: La pegada de The Private Eye y ¡Universo! junto con esa pequeña revolución que está siendo Orgullo y Satisfacción demuestran que, más allá de debates fetichistas sobre formatos, el cómic digital es un medio de distribución viable, que produce ingresos para los autores y que da salida a materiales que, tal y como están los mundos, tendrían pocas opciones de existir y (sobre todo) ser rentables en papel. Bien por ello.

Frank Quitely, eres la hostia: Las dosis de Jupiter’s Legacy son un festín, pero lo de Pax Americana con Morrison fue droga dura. Ante la idea de poner tanto esmero creativo, de destilar tanta vanguardia en un one-shot editado en grapa por una editorial mainstream de bochornoso presente, solo puedo aplaudirle con fuerza. En Quitely hay una pasión por lo suyo que ya querrían para sí muchos que se mueven en contextos supuestamente más “elevados”.

Transformers vs. G.I.Joe: Tengo un post a medio escribir sobre este tebeo, pero como me da la impresión de que va a quedarse en el cajón, decir que me fascina tanto desde mi posición de fanboy veterano de ambas franquicias como por su condición de ida de olla experimental. Lo nostálgico, así sí.

Anteriormente:
Lo Mejor de 2006: Comics
Lo Mejor de 2007: Comics
Lo Mejor de 2008: Comics
Lo Mejor de 2009: Comics
Lo Mejor de 2010: Comics
Lo Mejor de 2011: Comics
Lo Mejor de 2012: Comics
Lo Mejor de 2013: Comics

Década 0, Cara B (IV): Trazos Escarlata

Martes, 27 de noviembre de 2012

Scarlet Traces - Cover

La de los 00 fue una década prolífica a la hora de recuperar/revisitar/reformular  “La Guerra de los Mundos” de H.G. Wells… bueno, en realidad  lo que llevamos de siglo XXI fue prolífico en recuperar/revisitar/reformular casi cualquier cosa, pero ahora vamos a lo que vamos…

LeagueofExtraordinaryGentlemenv2 #4 - página 17

war-of-the-worlds-spielberg-1

En medio del enfoque posmoderno de Alan Moore y Kevin O’Neill en la segunda parte de “La Liga de los Caballeros Extraordinarios” y la versión cinematográfica de Spielberg/Cruise que trasladaba la invasión marciana a nuestra época, aparecía sin demasiado ruido el tebeo “Trazos Escarlata”  (originalmente “Scarlet Traces”) obra de Ian Edginton (guión) y D’Israeli (dibujo). Poco conocidos puertas afuera del Reino Unido, estos dos autores mantienen  una larga y fructífera colaboración, habiendo producido juntos gran cantidad de páginas para distintas series del mítico semanario 2000 AD. “Scarlet Traces” comenzó como serie de animación web, pero tras el cierre de la página que la alojaba, con muy poco material producido y emitido aún, los autores decidieron dar salida en forma de cómic a los diseños y argumentos que ya habían elaborado, apareciendo serializada en la revista Judge Dredd Megazine, y más tarde en formato comic-book  vía Dark Horse.

Scarlet Traces - página 75

Scarlet Traces - página 76

La novedad de rigor en “Scarlet Traces” respecto a la novela original no consistía esta vez en una reinterpretación de la misma, sino  en ofrecernos su continuación. La acción se situaba 10 años después de la derrota marciana, en una Inglaterra steampunk que había conseguido “descifrar” la tecnología de guerra invasora para adaptarla a usos terrícolas. Una ocurrencia realmente original, pero también muy bien aprovechada: en lugar de continuar con la tónica sci-fi/catastrofista de la “primera parte”, “Scarlet Traces” se movía por los oscuros derroteros temáticos de la conspiranoia, el abuso de poder y los costes humanos del llamado “progreso”.

Scarlet Traces - página 44

 

Scarlet Traces - página 19

 

Scarlet Traces - página 7

 

Scarlet Traces - página 30

 

Scarlet Traces - página 25

Como si de una metáfora ucrónica de nuestro presente se tratara, en el mundo post-invasión de “Trazos Escarlata” la tecnología es un bien accesible a un segmento privilegiado y reducido de la población. Para los que les es negada, su existencia se convierte en un handicap, pues además de no beneficiarse de sus “milagros”, como fuerza de trabajo humana tienen que competir con ella en cuanto a productividad… Es más, han de convertirse en esclavos para que la minoría privilegiada pueda trastear con sus juguetitos. Este tema junto con otros como la conveniencia de cierto tipo de guerras para la economía de un país o el tremendo poder de los estados para “suprimir” las líneas de pensamiento y acción divergentes a sus doctrinas son tratados en clave de thriller futurista, en tan solo 80 páginas con un dibujo de trazo exquisito, muy cercano a la línea clara francobelga pero con su toque 2000 AD puramente británico.

Scarlet-Editions-White

“Trazos Escarlata” fue publicada en España por Devir en 2004, y desconozco si aún puede conseguirse en librerías. Todavía sin traducción al español están su secuela “The Great Game”, que cuenta el (innecesario pero conveniente) contraataque británico sobre Marte y la precuela, que no es más  que (esta vez sí) la adaptación  de la novela original por parte  Edginton y D’Israeli, integrándola estéticamente en el universo que ellos habían creado para las continuaciones “apócrifas”. Una pena que hayan quedado en el semiolvido.

Image Comics: 1992-2012

Miércoles, 26 de septiembre de 2012

Image - 1992-2012

A estas alturas de año, supongo que todo aficionado al cómic americano que se precie se habrá enterado de que Image Comics está de aniversario. 20 tacos, nada menos.

En lo personal, la efeméride ha supuesto una auténtica sacudida emocional: Yo viví el nacimiento de Image ya como fanboy de pleno derecho, que compraba en librerías especializadas, leía la Comics Scene e intentaba sacar todo el partido que podía a mis (escasos) conocimientos del inglés para “descifrar” algún que otro comic-book de importación que caía en mis manos. En cierto modo, la historia de Image es un reflejo de la historia del tebeo mainstream americano desde que yo soy “consumidor informado” de ese producto, y no podía dejar de dedicarle unas líneas al asunto.

Los fundadores de Image

Los orígenes de Image fueron creativamente discretos: siete dibujantes hot que trabajaban para Marvel no se sentían económicamente valorados por la empresa y deciden fundar la suya propia. Asistidos “profesionalmente” por familiares y amigos en las labores de escritura y edición (mítico Brandon Choi!), sus esperadísimos lanzamientos consistieron básicamente en “versiones propias” de X-Men y/o material “grim and gritty” réplica de lo que ellos creían que hacían Alan Moore o Frank Miller. Horroroso en el sentido más peyorativo del término… pero picamos en masa y ellos cumplieron rápidamente su objetivo de llenarse los bolsillos. Con todo, he de romper una lanza por Erik Larsen y su “Savage Dragon”, la única de las cabeceras “fundacionales” con personalidad propia y hecha desde el corazón (el corazón de un friki, claro); aún hoy Larsen no se ha apeado del carro con casi 200 episodios de la serie a sus espaldas.

Los inicios de Image

Pocos meses después de la puesta en marcha de la compañía, el grueso de los miembros fundadores dejaron los bártulos de dibujo para controlar sus respectivos emporios desde los despachos. Dentro de la editorial madre surgieron subsellos donde subalternos de estilo clónico a Lee, Silvestri y Liefeld producían multitud de tebeos infumables que expandían los universos de ficción “creados” por sus jefes. Contra todo pronóstico, de semejante escenario salieron algunas cosas buenas: ciertos artistas, ahora respetados, tuvieron la libertad suficiente para forjar allí su personalidad gráfica; por otra parte, el déficit de guionistas de calidad que sufría la editorial unido a la inactividad de Alan Moore por enfado con Marvel y DC favoreció una improbable relación entre ambos que dio lugar a un puñado de buenos tebeos. Paralelamente a los movimientos de “los grandes”, la editorial iba acogiendo poco a poco proyectos más indies, como “The Maxx” o “Astro City”.

image

Los años siguientes fueron económicamente turbulentos para Image y la industria del comic-book en general. Estalló la burbuja especulativa, Marvel entró en bancarrota y por diferente motivos, dos de los grandes pilares de la compañía como eran Rob Liefeld y Jim Lee abandonan el barco llevándose sus respectivos subsellos a otra parte. Los motores McFarlane Productions y Top Cow (Silvestri) seguían funcionando, pero la masa de títulos “autónomos” de autores (nuevos y consagrados) que elegían Image como editorial crecía y crecía. Surgió la paradoja: Image nació para que los autores se independizaran de las majors, pero en ese punto de su historia, se convirtió en la principal cantera de Marvel y DC. Ciertos autores de carácter emprendedor utilizaban sus creator owned series para llamar la atención y agenciarse una plaza dentro del staff creativo de los X-Men, Batman o lo que saliese… y desde que Quesada tomara las riendas de Marvel a principios de siglo XXI, renovando y reflotando la compañía,  las oportunidades se multiplicaron. Estar en Image “cundía”, pero no al mismo nivel que cundió a sus fundadores: podías hacerte un nombre en el mundillo del cómic, pero difícilmente ibas a hacerte rico montándote tu propia franquicia.

image2

El mundo da muchas vueltas, y el estatus editorial de Image comienza a cambiar según avanza el siglo. En 2003 un encumbradísimo Mark Millar, que lo estaba petando con sus excelentes Ultimates en Marvel, elige a Top Cow/Image para lanzar “Wanted”, el más potente de una batería de títulos de creación propia con los que inicia la marca Millarwold, totalmente orientada a generar franquicias explotables cinematográficamente; en poco más de tres años, “Wanted” se estrena en cines. Por otra parte, el ahora célebre Robert Kirkman, obtiene su promoción a Marvel con resultados bastante discretos: sus tebeos para la Casa de las Ideas no convencen demasiado, sin embargo sus series Image “Invincible” y sobre todo “The Walking Dead” crecen en popularidad, convenciendo a crítica y público. Mientras tanto, la masa de títulos indies sin pretensiones comerciales extratebeísticas aumentaba en cantidad, calidad y bizarrez: Mike Allred migra a Image su universo Madman; Joe Casey, fuera de la primera plana y económicamente liberado gracias a su condición de cocreador de Ben 10, da allí salida a sus experimentos tebeísticos, siempre acompañando de interesantes dibujantes de heterogéneos estilos; Brandon GrahamShaky Kane o James Stokoe contribuyen con material “raruno” que a nadie extrañaría ver editado por Fantagraphics.

Nadie prestó demasiada atención a los movimientos de Millar, pero el exitazo de la adaptación televisiva de “The Walking Dead” (en antena desde 2010) hizo cambiar de idea a más de uno respecto al tema de las franquicias viables. Un número cada vez mayor de autores asentadísimos (y respetadísimos) en el mainstream superheroico dan a conocer sus planes de “salida ordenada" de títulos importantes a los que han dedicado años para centrarse en proyectos propios: Ed Brubaker, Brian K. Vaughan, Brian Hitch, Grant Morrison han estrenado o están a punto de estrenar serie en Image.

image3

En 20 años, Image ha evolucionado de una Marvel tróspida para mayor gloria (pecuniaria) de sus fundadores a un espacio donde ebullición creativa y explotación económica  conviven en armonía. No hay mejor metáfora para entender la situación actual del la compañía que el (enésimo) relanzamiento de los Extreme Studios liefeldianos: el gran Rob! ha puesto un puñado de sus series “históricas” en manos de autores independientes para que hagan con ellas lo que les dé la gana… y la cosa está saliendo bastante bien en todos los aspectos.

Prophet 1993 vs Prophet 2012

Para terminar, quiero dejar constancia que Image constituye como el 80% del material “de grapa” que consumo actualmente. En lo que a mi respecta, que sigan en esta línea. IMAGE VA BIEN.

King City

Jueves, 5 de julio de 2012

Brandon Graham - King City

Extraña decisión editorial la de Mondadori respecto al lanzamiento de “King City” en España: a través de su línea de bolsillo y con una etiqueta “bestseller” en la portada. Una estrategia como muy abierta al “gran público” para un autor como Brandon Graham, hasta ahora inédito por aquí y proveniente del ámbito indie  en los States, sin ningún “sleeper” superventas todavía en su haber.

La clave de esta anomalía podría encontrarse en la contraportada del tomo. Allí aparece impresa una cita laudatoria hacia el tebeo firmada por Bryan Lee O’Malley, cuya célebre saga “Scott Pilgrim” fue también editada en España por Mondadori en el mismo formato que la que nos ocupa. A lo mejor en la editorial han encontrado suficientes puntos de contacto entre ambas obras como para creer que repitiendo estrategia llegaran al mismo público . Y en parte no les faltaría razón…

King City #3 - Page 13

Tanto O’Malley como Graham han construido sendos universos hiperreferenciales con los que se demuestran voraces consumidores de cultura pop moderna, y sus personajes llevan un estilo de vida urbanita trash (camas deshechas, xbox conectada, comida basura..) que establece conexión rápida con su público. Pero mientras que en “Scott Pilgrim” prima el gag-referencia inmediato, en “King City” se nos propone un mundo denso e inabarcable, donde el lector es bombardeado con una miríada de conceptos sci-fi que bordean el surrealismo: desde gatos que pueden hacer de todo si se les inyecta el químico adecuado hasta restaurantes para caníbales, pasando por drogadictos que poco a poco se transforman en su propia droga. A King City parece haber llegado la cultura del vapor que profetizaba Alan Moore, componiendo un reflejo hipertrofiado de lo que ocurre ahora en el mundo: no somos capaces de comprender ni una fracción de lo que pasa a nuestro alrededor, pero tampoco nos preocupa demasiado mientras vayamos tirando pa’lante.

King City #2 - Page 8

Así, Joe, Anna y compañía se mueven por este territorio de pesadilla-maravilla con toda naturalidad, intentando resolver sus cosas en medio de conspiraciones lovecraftianas, organizaciones mafiosas intergalácticas y clanes de ninjas-buho. El contexto es denso, pero la trama es liviana, con espacios incluso para lo contemplativo. La Interzona de Burroughs habitada  por personajes de Cortázar.

King City #1 - Page 23

A nivel gráfico llama la atención la línea relajada  de un Graham que no tiene reparos a la hora de ponerse contemplativo. No es un Moebius o un Darrow capaz de mostrarnos su mundo futuro al mínimo detalle, pero gracias a una acertada composición y planificación, sus callejones, pasos elevados, mesas de restaurantes y pisos desordenados dan una visión muy precisa  de  King City, una ciudad que respira.

En definitiva, un tebeo muy recomendable que da una idea de hacia donde se dirige el medio, y que ojalá suponga el principio del desembarco en España de todos esos autores novísimos que lo están petando (en círculos minoritarios, eso si) al otro lado del charco.

Frank Miller, Alan Moore, Quentin Tarantino… ¿Park Chan-Wook?

Viernes, 2 de marzo de 2012

Seguro que al consumidor (sub)cultural curtido le vendrá rápidamente a la cabeza lo que tienen en común los tres primeros nombres del título del post: Se trata de autores que en un momento dado de sus carreras  han producido obras de tremendo impacto en sus respectivos medios. Trabajos que, por su arrollador éxito de crítica y  público, han alcanzado un alto nivel de penetración cultural y han servido de “modelo de trabajo” a otros autores del ramo… y ahí viene lo chungo.

Batman - The Dark Knight Returns 10th Anniversary Edition - página 52 Spawn #11 - página 11 En TDKR salía Batman armado. Después vinieron las malinterpretaciones.

Exceptuando una minoría que ha conseguido asimilar las enseñanzas de esos maestros para integrarlas en un discurso propio, la mayoría de los “iluminados” por “The Dark Knight Returns”, “Watchmen” o “Pulp Fiction” se han limitado a copiar lo que más le gustaba de esas obras sin el talento necesario para combinar y manejar los recursos que han tomado prestados y sin más criterio que el “¡Esto va a molar mucho!”. Así, en los noventa y parte de los dosmiles hemos tenido que soportar ingentes cantidades de infumables tebeos de superhéroes grim and gritty y un buen montón de insulsas películas ambientadas en el mundo del hampa con historias entrecruzadas y diálogos supuestamente ocurrentes.

oldboy-still

En mis últimas experiencias como espectador de thriller coreano, he llegado a la conclusión de que Park Chan-Wook se ha convertido en miembro de pleno derecho de ese selecto club de autores que, en contra de su voluntad, han creado monstruos. El éxito de su “Oldboy” en el ya lejano 2003 ha marcado tendencia en su país. Desde entonces, allí no paran de estrenarse (y exportarse) hiperviolentos thrillers de impecable factura y elegantísimo estilo visual. Da la impresión que con cada nuevo film, sus autores quieren ir un paso más allá de lo visto hasta el momento: más violencia, más degradación moral, más prodigio técnico, más adrenalina… pero también más gravedad, más solemnidad, menos humor (negro), menos ironía, menos conciencia autoparódica… En resumen: películas que se han despegado de lo que hizo grande a su modelo original. 

encontre-al-diablo-i-saw-the-devil-L-Ne862F poster-the-yellow-sea-7719

Dos buenos ejemplos de lo que cuento son las recientes “Encontré al Diablo” (Kim Jee-woon, 2010) y “The Yellow Sea” ( Na Hong-jin, 2010). Películas que demuestran que el país donde fueron hechas se ha erigido como una superpotencia cinematográfica capaz de dar lecciones a la todopoderos industria de los EE.UU. incluso a la hora de poner en escena secuencias de acción, y ya no digamos en lo que se refiere a producir un cine masivo que no se burle de la inteligencia de  la masa. Pero las películas anteriormente comentadas están absolutamente salidas de madre, cargadas de violencia que no se justifica de ninguna manera, ya sea desde la épica y el humor más o menos subterráneo (tipo Tarantino o Chan-Wook )  o  emitiendo un discurso nihilista creíble acerca de la condición humana (como Fincher) . Son simple y llanamente, blockbusters de la hiperviolencia, y no molan por muy bien hechos que estén.

Retratos (I): Alan Moore por Frank Quitely

Sábado, 11 de junio de 2011

Nueva sección de imágenes al canto. Este blog cada vez se parece más a un Tumblr, pero es la única manera que tengo para alcanzar un grado aceptable de actualizaciones.

El caso es que tengo coleccionados un buen montón de retratos, ya sean fotográficos o dibujados, y de esta manera les doy salida. Empezamos con uno recién incorporado a mis archivos (desde aquí), el de Alan Moore dibujado por Frank Quitely. Por cierto ¿Algún día harán algo juntos?

Alan Moore by Frank Quitely

El Héroe

Viernes, 3 de junio de 2011

heroe

Si no he posteado sobre “El Héroe” hasta ahora es porque tenía esperanza de conseguir en Internet algunos jpgs  de planchas o viñetas que hiciesen auténtica justicia de este tebeazo, y así ilustrar adecuadamente la reseña. Me gustaría colgar alguna de las 15 páginas que conforman la secuencia de lucha entre Heracles y la Hidra, o la parte en la que nuestro héroe pone la canción “Heroes” de Bowie en su iPod antes del último asalto a los monstros marinos, o alguna que muestre la particular versión de David Rubín para el reino de las Amazonas… Por desgracia no dispongo de ese material digitalizado, ni estoy dispuesto a sacrificar en el escáner el precioso volumen editado por Astiberri que tengo en mi poder, así que se tendrán que conformar de momento con la magnífica portada de arriba  y la advertencia de que si no piensan hacerse con el libro se estarán perdiendo una de las mejores obras del tebeo español de la última década.

Libre de prejuicios “genéricos” y de limitaciones en cuanto a extensión, Rubín alumbra la obra que parecía estaba destinado a crear desde que empezó a dibujar cómics. Una visión absolutamente personal del mito de Heracles  de impresionante inventiva visual, pero que no termina en lo visual. La sutileza con la que el autor gallego toca terrenos aparentemente (recalco lo de “aparentemente”) vedados para una historia como ésta, lo elevan a un Olimpo tebeístico ocupado previamente por Frank Miller, Alan Moore (si va acompañado por dibujantes de altura), el tándem Morrison/Quitely y muy poquitos más.

Solo queda esperar ahora por la conclusión de la historia (apura con el tomo 2, David!!!) y que “El Héroe” tenga la repercusión que se merece a nivel internacional, porque en su tierra, en contra del refrán, ha sido profeta.

Citas Pop (XXV): Dub(step)

Miércoles, 30 de marzo de 2011

ozymandias

NOVA: Cambiando de tema  ¿escucha mucha música? Me pregunto cuáles son sus gustos como superhéroe…

VEIDT: Me gusta la música electrónica. Supongo que es muy típico de los superhéroes, ¿no? Me gusta la música de vanguardia en general. Cage, Stockhausen, Penderecki, Andrew Lang, Pierre Henry. Terry Riley es muy bueno. Oh, y he escuchado música muy interesante de Jamaica… un híbrido entre música electrónica y reggae. Es un estudio fascinante de las nuevas formas musicales generadas cuando una cultura en gran medida pretecnológica tiene acceso a técnicas de grabación modernas sin las concepciones tecnológicas que nosotros hemos acumulado. Se llama música dub. Le gustaría mucho, se lo aseguro…”

Entrevista ficticia a Ozimandias “El hombre más inteligente del mundo”
en “Watchmen”, escrita por Alan Moore

 

Proféticas declaraciones, pensando en que de aquellas, a mediados de los 80, el dub era materia de “entendidos” y hoy en día el dubstep,  su evolución/fusión con la electrónica británica, hace mover el esqueleto a miles de personas en los mejores clubs del mundo. 

Joker

Banda sonora del post: Shackleton – “Massacre”:

Shackleton – Massacre

De compras por Londres

Martes, 9 de junio de 2009

En un viaje a Londres sería imperdonable no dedicar una fracción del tiempo a la peregrinación friki/subcultural. La verdad, me da vergüenza pensar en lo que gasté. Aquí dejo una relación de algunos de los items más representativos de lo que me llevé para casa.

En Gosh

“The Complete Nemesis the Warlock” vols. 1 a 3 de Pat Mills, Kevin O’Neill, Bryan Talbot y otros.

nemesis_the_warlock_complete_1 nemesis_the_warlock_complete_2 nemesis_the_warlock_complete_3

Si El Bosco hiciese comics, seguro que le saldría algo muy parecido a esto. Sci-fi bizarra a más no poder.

“The Art of Howl’s Moving Castle”

theartofhowlsmovingcastle

Edición anglosajona mucho más barata que su homóloga japonesa, pero igual de impresionante. Poco a poco me haré con los dedicados al resto de las pelis.

“League of Extraordinary Gentlemen: The Black Dossier” y “LoEG: Century 1910” de Alan Moore y Kevin O’Neill

black dossier loeg_century_1910

Lo inédito en España de esta genial cabecera. Moore y O’Neill, cada vez más densos, al límite de la sobrecarga referencial.

“XTNCT” de Paul Cornell y D’Israeli

xtnct

No me explico  la ausencia editorial de D’Israeli por estos lares. Yo cuando puedo, me hago con material suyo.

“Rasl: The Drift” de Jeff Smith

Rasl - The Drift

Jeff Smith nunca fue santo de mi devoción, pero este “Rasl” tiene muy buena pinta.

En Forbidden Planet
¡Menudo templo friki! Aunque no les guste el rollo geek, merece la pena visitarlo:

“Missionary Man” de Gordon Rennie, Frank Quitely y Gary Marshall

Missionary Man Los inicios de Frank Quitely por solo 2 libras. Ya entonces era muy bueno.

“Marshall Law: Fear and Loathing” de Pat Mills y Kevin O’Neill

Marshall Law

Otra ganga: De nuevo por 2 libras, el recopilatorio con la primera miniserie de Marshall Law. Llevaba años buscando el 4º episodio en tiendas de segunda mano; no pude encontrarlo de mejor manera.

“Batman: Strange Apparitions” de Esteve Englehart, Marshall Rogers y Walt Simonson

Batman Strange Apparitions

Una de las mejores etapas del Hombre Murciélago a precio irrisorio ¿Adivinan cuánto?

“The Best of 2000 AD”

Best of 2000 AD

¿Se nota mucho que me empapé de “cultura 2000 AD”?

“Best of American Splendor”, de Harvey Pekar y vv.aa.

Best of American Splendor

Otro tochazo tirado de precio. Eso si, hay partes pésimamente dibujadas.

Máscara de Guy Fawkes  (V de Vendetta)

v-for-vendetta-mask

Volver de Londres sin ella sería un sacrilegio.

En Comicana

“American Flagg! Definitive Collection” Vol. 1, de Howard Chaykin

American Flagg

Quiero leer este tebeo desde hace por lo menos 12 años. Espero que no me decepcione.

En Sister Ray
La mejor tienda de discos en la que he estado en mi vida. Allí me hice con la versión física de algunos de los álbumes que más escucho últimamente, algunos ya comentados en post anteriores (sigan los enlaces):

“Bromst” de Dan Deacon

bromst

“When machines exceed human intelligence” de Harmonic 313

harmonic-313when-machines-exceed-human-intelligence

“O Soundtrack my Heart” de Pivot

pivot-o-soundtrack-my-heart

Tercer puesto en mi lista de lo mejor de 2008.

“The Forest of Oversensitivity” de Prefuse 73 (preciosa portada)

WAP271Packshot480

En HMV

“Where the wild things are” de Maurice Sendak

Where the wild things are

El mítico cuento infantil, cuya adaptación cinematográfica realizada por Spike Jonze está al caer.

En Magma
Me pierden los libros de arte, pero mi cartera ya solo daba para uno, el “Juxtapoz Illustration”

Juxtapoz Illustration

Entrevista a Alan Moore (otra más)

Viernes, 5 de junio de 2009

Hace tres días que regrese de unas vacaciones de una semana en Londres y, como no, hice peregrinación por los templos frikis de la ciudad (ya les contaré con detalle).

mustard 4

En Gosh me regalaron (no me extraña, con lo que les compré)  una revista de humor titulada Mustard, recién salida del horno y con una entrevista exclusiva a Alan Moore de nada menos que 15 páginas.

Dado que es improbable que su “ripeo” haga daño por estos lares a las ventas del magazine (supongo que difícil de conseguir), les dejo la entrevista escaneada en PDF aquí, a modo de souvenir. Disfrútenla.